Logo Tiritas® Effect

Tiritas® EFFECT, la gama de apósitos hidrocoloides. Las propiedades oclusivas y amortiguadoras del material hidrocoloide, permiten aliviar la fricción y la presión gracias a su efecto acolchado, y favoreciendo la curación de heridas en un entorno húmedo.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL, es la gama de Tiritas® para necesidades específicas; las quemaduras y el tratamiento de cicatrices una vez la herida está cerrada.

Inicio > La Curopedia > Botiquín primeros auxilios > ¿Es mejor dejar que las heridas, los cortes y las rozaduras se curen al aire libre?

¿Es mejor dejar que las heridas, los cortes y las rozaduras se curen al aire libre?

Botiquín primeros auxilios

Lavar las heridas es malo, es bueno que se forme costra, el sol es bueno para la herida, etc.; son muchos de los falsos mitos sobre la curación de heridas.

Otra falsa creencia muy extendida es que las heridas curan y cicatrizan más rápido si las dejamos al aire libre.

La investigación demuestra que para que una herida cicatrice correctamente debe cubrirse durante varios días. Cubrir la herida ayuda al proceso de cicatrización y además la protege ante posibles infecciones.

A ser posible, es recomendable utilizar un apósito de cura en húmedo como los hidrocoloides de Tiritas® EFFECT . Estos replican las condiciones fisiológicas de la piel sana en la zona de la herida, lo que permite a las células crecer y moverse de forma más rápida, evitando la formación de costra.

Las ventajas del tratamiento húmedo de heridas

El tratamiento húmedo de heridas es ya un procedimiento estándar para muchas heridas en las que se necesita reconstituir los tejidos. Sus fundamentos científicos los estableció G. D. Winter en un artículo publicado en 1962 en la revista Nature, donde comprobaba que se conseguía una curación más rápida de la herida si se aplicaba un apósito activo que creara un entorno húmedo.

La curación en húmedo disminuye la aparición de cicatrices. Los apósitos hidrocoloides de Tiritas® EFFECT absorben el exudado de la herida y forman una capa protectora y, a la vez, calman el dolor y alivian la presión.