Logo Tiritas® Effect

Tiritas® EFFECT, la gama de apósitos hidrocoloides. Las propiedades oclusivas y amortiguadoras del material hidrocoloide, permiten aliviar la fricción y la presión gracias a su efecto acolchado, y favoreciendo la curación de heridas en un entorno húmedo.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL, es la gama de Tiritas® para necesidades específicas; las quemaduras y el tratamiento de cicatrices una vez la herida está cerrada.

Inicio > La Curopedia > Botiquín primeros auxilios > Cómo curar una herida en la cara de un niño
como curar herida cara niño

Cómo curar una herida en la cara de un niño

Botiquín primeros auxilios

La cara es nuestra carta de presentación y una de las zonas más delicadas de nuestro cuerpo. Durante todo el año, y en especial en los meses de verano, los niños sufren con frecuencia golpes y caídas que pueden afectar al rostro. El mentón y la frente son comúnmente las zonas más castigadas en estos casos.

Es muy importante que pongamos toda nuestra atención en el cuidado de este tipo de lesiones, por pequeñas que sean. El objetivo es facilitar una curación rápida y de calidad y evitar en la medida de lo posible la aparición de cicatrices en esta zona.

4 Pasos para curar la herida en la cara de un niño

Cuando se produce una herida en la cara de un niño es crucial una rápida valoración de la lesión que, de ser necesario, tendrá que ser atendida por un profesional de la salud, quién a su vez valorará la posibilidad de aplicar sutura y de qué tipo.

Por lo contrario, si la herida es leve y no reviste gravedad, podremos ser nosotros mismos los encargados de realizar las curas pertinentes. Sea como sea, recordad siempre que si tenéis dudas deberéis acudir al médico.

A continuación, os damos las pautas necesarias para aplicar los Primeros Auxilios en una herida en la cara de nuestro hijo o nuestra hija.

  1. Desinfectarse las manos. Lo primero, antes de realizar las curas de una herida las manos no tienen que tener microbios. Podemos usar un gel hidroalcohólico eficaz frente a virus, bacterias y hongos como Sterillium® para reducir la carga microbiana que tengamos en nuestras manos.
  2. Limpiar la herida. Podéis hacerlo, con agua y jabón o bien con suero fisiológico. La cara es una zona con mucha irrigación sanguínea, así que por pequeña que sea, la herida va a sangrar. Por ello es fundamental explorar el alcance de la lesión. Secaremos la herida con ayuda de gasas Medicomp®, gasas de tejido no tejido que no dejarán hilos o restos de producto en la zona afectada.
  3. Desinfectar la herida con un antiséptico. Una vez hemos limpiado la herida, es decir, que hemos eliminado la suciedad que se ve, toca desinfectar bien la herida, para evitar que ésta se infecte. Lo haremos con povidona yodada 10%, con digluconato de clorhexidina 1%, o bien también podemos usar Lusan® crema cicatrizante.
  4.  Proteger la zona con un apósito. En el amplio surtido de Tiritas® encontraréis el apósito que mejor se adapte a la tipología de la herida. 

Trucos para evitar las cicatrices en la cara

No debemos despistarnos con las heridas infantiles en el rostro. Como os decíamos, esta es una zona especialmente delicada por lo que va a haber una serie de instrucciones que deberemos seguir una vez la herida esté cerrada, con el fin de que la curación sea todo un éxito:

  • No exponer la herida a los rayos solares.
  • No arrancar la costra.
  • Realizar suaves masajes circulares en la zona.

En el caso de que queden cicatrices evidentes os recomendamos que utilicéis apósitos de gel de silicona como Tiritas@ MEDICAL Cicatrices, que mejoran el aspecto de las cicatrices, reduciendo su tamaño y grosor y aliviando el picor al mismo tiempo.