Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > La Curopedia > Heridas, cortes y rozaduras > Pasos para curar una herida

Pasos para curar una herida

Heridas, cortes y rozaduras

Si estás leyendo nuestra Curopedia es porque quieres curar una herida y, además, quieres hacerlo bien.

Fíjate en la herida. ¿Es leve? En ese caso tranquila, porque puedes curarla en casa de manera sencilla. Antes de comenzar, asegúrate de que en la herida no hay objetos extraños, tierra o gravilla. No olvides lavar bien tus manos con agua y jabón. Es recomendable usar un antiséptico de manos como Sterilium®.

 Con las manos desinfectadas, sigue los siguientes pasos:

  1. Limpia la zona con suero fisiológico Lusan®. Si no se elimina toda la suciedad de la herida puedes ayudarte con un paño humedecido.
  2. Cuando la zona de la herida esté bien limpia, seca la herida con una gasa estéril dando golpecitos suaves.
  3. Una vez eliminada toda la humedad, aplica povidona yodada o alguna otra solución antiséptica.
  4. Tapa la herida con un apósito Tiritas® para mantener lejos las bacterias y las posibles infecciones. Como ninguna herida es igual a otra, puedes elegir la que más se adapte a ti entre los diferentes tipos y tamaños de la familia Tiritas®, incluso puedes cortarlas a tu medida allá donde vayas.

Algunos consejos más:

  • Ante todo mantén la calma. Si eres tú quien ha sufrido la herida, confía en quien te cura. Si por el contrario eres quien trata la herida, hazlo con tranquilidad y poniendo cariño en cada movimiento.
  • La boca está llena de bacterias, así que no soples en la herida.
  • Si observas que se ha quedado incrustado algún resto u objeto cortante, es mejor no extraerlo para evitar posibles hemorragias. Lo mejor es acudir a urgencias y que los profesionales se encarguen de ello.