Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > La Curopedia > Heridas, cortes y rozaduras > ¿Cómo curar una herida de la cara para no dejar cicatriz?

¿Cómo curar una herida de la cara para no dejar cicatriz?

Heridas, cortes y rozaduras

Las heridas mal curadas pueden dejar marcas, y si éstas son en la cara a veces derivan en problemas estéticos que pueden provocar complejos.

En un artículo anterior te dábamos unos consejos para evitar que una herida acabe en cicatriz, entre ellos os recordamos los básicos:

  • Antes de proceder a la cura de la herida, desinfecta tus manos con un antiséptico como Sterillium® o lávalas con agua y jabón.
  • Limpia la herida con suero fisiológico Lusan®. Sécala con una gasa estéril dando suaves golpecitos. Evita usar algodón ya que puede dejar hilos en la lesión e interferir en el proceso de curación.
  • Para evitar las temidas cicatrices siempre tienes que proteger la zona de la herida con un apósito. Os recomendamos Tiritas® EFFECT Pequeñas heridas, ya que generan el medio húmedo que permite la curación natural de la piel sin dejar cicatrices. Su tecnología hidrocoloide facilita la cicatrización, y su diseño transparente garantiza la discreción necesaria en una zona visible y expuesta como es el rostro.

Recomendaciones para evitar cicatrices o disimularlas

  • Si el corte es profundo, la herida es muy extensa o no para de sangrar, tienes que acudir al médico para que proceda con las curas. Recuerda que las heridas en la cara son especialmente delicadas.
  • No expongas la herida al sol. Y una vez la herida haya cicatrizado, usa una protección solar adecuada.
  • Realiza suaves masajes suaves en forma circular en la zona para aumentar la circulación y acelerar el proceso de cicatrización.
  • Si se ha formado una costra, no la arranques. Puedes reabrir la herida, retrasar el proceso de curación y podría quedarte una marca.
  • Si ya tienes cicatriz, y quieres recurrir al maquillaje para disimularla, te recomendamos el uso de productos a base de agua y sin perfume (no comedogénicos), ya que los productos a base de aceite pueden provocar acné y empeorar el aspecto de las cicatrices.

Si aun siguiendo todos estos consejos, la cicatriz es evidente, está recomendado el uso de apósitos o geles de silicona para mejorar su aspecto. Éstos deben emplearse como terapia de primera línea en el tratamiento inicial de las cicatrices y en la prevención de cicatrices hipertróficas y queloides.

Con el uso de láminas,  geles o lociones de silicona evitarás la formación de cicatrices anómalas y abultadas, mejorarás las cicatrices abultadas, aliviarás las molestias y picores ocasionados por la cicatriz, y reducirás su enrojecimiento y decoloración.