Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > La Curopedia > Calenturas y herpes labial > Herpes labial o calenturas en niños. ¿Cómo tratarlo?

Herpes labial o calenturas en niños. ¿Cómo tratarlo?

Calenturas y herpes labial

Las calenturas o herpes labial, están causadas por el virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1). Se estima que el 80 % de la población mundial es portadora del virus, apareciendo el primer brote en la edad infantil o adolescencia.

¿Cómo minimizar la quemazón de las ampollas del herpes labial en los niños?

El primer brote de herpes labial viene acompañado de ciertas inseguridades. ¿Qué hacer? El herpes labial no es grave, pero a veces produce fiebre y pequeñas ampollas y aftas en boca y alrededores.

La primera fase del herpes labial se caracteriza por sensación de escozor, piel tirante o inflamación del lugar afectado. Si el niño no habla o aún es muy pequeño, tendremos que mostrar especial atención a su evolución y acudir al pediatra para que nos recete el tratamiento adecuado.

Cuando una ampolla evidencia el brote, entonces es el momento de cubrirla con Tiritas® EFFECT Calenturas. Puedes aplicar Tiritas® EFFECT Calenturas desde la primera molestia. Además de proporcionar alivio inmediato, reduce el riesgo de contagio y la propagación del virus. Su tecnología hidrocoloide acelera la curación, evitando que se formen las costras.

El apósito  para calenturas labiales de Tiritas® EFFECT se puede usar en niños, pero siempre bajo la vigilancia de un adulto. Ayúdale a aplicarlo, y obsérvale de forma frecuente para confirmar que el apósito está bien colocado.

Deja que el apósito actúe debidamente, no debes retirarlo hasta que se desprenda por sí solo y deberás usarlo durante todo el tiempo que dure el brote de herpes labial. Mientras esté bien adherido, estará haciendo su función.

Si en un plazo máximo de 10 días el herpes labial no desaparece o si el niño tiene fiebre, consúltalo con tu médico o farmacéutico.

Productos relacionados