Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > La Curopedia > Ampollas y callos > ¿Cómo ablandar un callo?

¿Cómo ablandar un callo?

Ampollas y callos

Como ya te hemos contado en anteriores entradas de la Curopedia un callo se producen cuando existe una acumulación de queratina en la zona, originada por la compactación de células muertas de la epidermis. Un calzado incómodo o una hidratación inadecuada pueden generar la aparición de estos dolorosos ‘huéspedes’.

Para saber más sobre este tema y prevenir su aparición puedes consultar los artículos ¿Cómo se forman los callos en los pies? y Factores que provocan callos en los pies.

Si por lo que sea ya tienes callos en los pies te recomendamos Tiritas® EFFECT Callos para intentar acabar con ellos.

Plántale cara a los callos

La innovadora tecnología de Tiritas® EFFECT Callos te permite aliviar de forma inmediata la presión y el dolor, ablandando al mismo tiempo la superficie del callo para facilitar su posterior extracción gracias a su hidrocoloide.

Tiritas® EFFECT Callos  no contiene ácidos y puede mantenerse varios días en el callo hasta que caiga por sí solo. Y no te preocupes, Tiritas® EFFECT Callos no se ve ni se nota.

Estos son los pasos para una correcta aplicación de Tiritas® EFFECT Callos:

  • Lávate las manos y asegúrate de que la zona afectada está limpia y seca antes de adherir el apósito. Sólo debes utilizar Tiritas® EFFECT Callos si la almohadilla hidrocoloide cubre totalmente el callo.
  • Retira cuidadosamente la película protectora del lado adherente del apósito. Adhiérelo en la zona afectada y ajusta los bordes para una óptima sujeción.
  • Retira el apósito solo cuando se desprenda por sí mismo.
  • En el caso de querer retirar el apósito antes de que se caiga por sí mismo, humedécelo con agua caliente durante unos segundos para que se desprenda con mayor facilidad.

Productos relacionados