Logo Tiritas® Effect

Tiritas® EFFECT, la gama de apósitos hidrocoloides. Las propiedades oclusivas y amortiguadoras del material hidrocoloide, permiten aliviar la fricción y la presión gracias a su efecto acolchado, y favoreciendo la curación de heridas en un entorno húmedo.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL, es la gama de Tiritas® para necesidades específicas; las quemaduras y el tratamiento de cicatrices una vez la herida está cerrada.

Inicio > Blog > 12 consejos para la conciliación familiar y el teletrabajo

Blog

30 de septiembre, 2021
0 comentarios

12 consejos para la conciliación familiar y el teletrabajo

consejos conciliación familiar y el teletrabajo

Con la pandemia por Covid-19, el teletrabajo ha ganado mucho terreno con respecto a otras modalidades laborales. Esta práctica, cada vez más extendida, tiene repercusiones a todos los niveles, incluido un impacto directo en el entorno familiar.

El teletrabajo permite unos horarios flexibles y poder adaptar los tiempos de productividad a las necesidades familiares, lo cual supone una gran ventaja respecto a la modalidad presencial.

Algunas de las ventajas de no tener que acudir a la oficina a diario son el ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos, la reducción de los niveles de estrés y el menor consumo energético, con la consecuente reducción del impacto ambiental. Mención aparte merece la posibilidad de realizar tu trabajo desde cualquier lugar, disponiendo simplemente de un ordenador y conexión a internet. Esta última ventaja puede ser especialmente atractiva para aquellas personas que viven en una gran ciudad y quieren aprovechar para cambiar su domicilio a un entorno más rural y tranquilo. 

No obstante, a pesar de que esta modalidad parece gozar del beneplácito de la mayoría de los trabajadores y trabajadoras y también de las empresas, trae consigo algunos inconvenientes. Para empezar, se diluye bastante la línea entre horario laboral y tiempo personal. Esta difuminación de los límites entre trabajo y familia hace que no sea fácil desconectar ni separar ambas áreas.

Otro de los problemas del teletrabajo puede ser la brecha digital. Por raro que parezca, todavía hay mucha gente que no tiene unas habilidades informáticas fluidas y esto dificulta enormemente el trabajo a distancia. En consecuencia, esta nueva alternativa laboral podría dejar en la estacada a un sector de la población todavía no acostumbrada al uso de internet y las nuevas tecnologías.

Todo apunta a que, a medio plazo, el modelo laboral al que dedicamos este artículo se consolidará como principal forma de trabajo. Adaptarse a la nueva realidad que nos dejará la crisis sanitaria del coronavirus pasará por asumir que el teletrabajo ha llegado para quedarse y que, si lo hacemos bien, incluso puede representar una buena oportunidad para mejorar la conciliación familiar.

Para facilitarte las cosas, te presentamos algunos consejos muy interesantes que te permitirán adaptarte lo mejor posible a este sistema. No pierdas detalle. Empezamos.

Consejos para la conciliación familiar y el teletrabajo

Deja tiempo para el juego. Nuestro primer consejo es que reserves un tiempo diario para jugar con tus hijos. Teletrabajar puede ser un arma de doble filo para los más pequeños. Por una parte, sus papás están en casa, pero por la otra no les prestan la atención que requieren y están siempre ocupados. No permitas que esto suceda y asegura uno de los aspectos más necesarios para el desarrollo de tus hijos: el juego contigo.

Márcate unos horarios. Procura dejar claros en el seno familiar cuáles van a ser tus horarios y trata de cumplirlos. Que el teletrabajo sea flexible no significa que no haya que tener una rutina que todos los miembros de la unidad familiar (empezando por ti) deban respetar.

Establece los objetivos. La palabra clave en este punto es deadline. O lo que es lo mismo, marcar un día para terminar una determinada tarea. Si no lo haces corres el riesgo de eternizarte y no conseguir nunca tus objetivos. Recuerda además que estos han de ser concretos, realistas y medibles.

Delimita los espacios. Trabajar desde casa significa exponerse a mil y una distracciones. Con el fin de evitarlas a toda costa, te recomendamos que crees un rincón de trabajo solo para ti. Un espacio “aislado” de la casa dedicado específicamente al trabajo. Si puedes, elige un lugar bien iluminado y ordenado.

No descuides tu imagen personal. Si vas a marcarte unos horarios y a delimitar un espacio de trabajo, acuérdate también de quitarte el pijama y arreglarte para tu jornada laboral. Te aconsejamos que no caigas en la trampa de llevarte el portátil a la cama, que debe permanecer como tu lugar sagrado de descanso.

Mantén una buena higiene postural. De nada sirve disfrutar de las ventajas del teletrabajo si vamos a estar con dolores por todo el cuerpo debido a las malas posturas. Asegúrate de ajustar debidamente la altura de la silla, de la pantalla y de la mesa para que una mala higiene postural no te pase factura. Elige siempre, en la medida de tus posibilidades, elementos de oficina ergonómicos y respetuosos con tu salud.

Haz descansos. Es recomendable levantarse de la silla de vez en cuando para darle un descanso a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Algún que otro break por aquí y por allá te harán retomar el trabajo con energía, ser más productivo y terminar tu día de una manera más relajada.

Prioriza la comunicación con la familia. Para que el barco de la conciliación familiar y el teletrabajo llegue a buen puerto, es fundamental que toda la familia esté unida y mantenga una buena comunicación. Una asamblea familiar semanal puede ser un buen punto de partida para manteneros al día de los cambios y novedades que vayan surgiendo, hacer equipo y enfrentar la semana con buena energía y cooperativismo familiar.

Saca partido a la tecnología. Existen multitud de herramientas y aplicaciones tecnológicas que harán tu teletrabajo más sencillo. Una de las primeras en despuntar fue Zoom, que permite reuniones virtuales en grupo. La comunicación con tu equipo es esencial, así que programas como Skype o Google HangOut serán tus aliados en esta nueva etapa. 

Haz deporte y cuida tu salud. Recuerda que el sedentarismo es nefasto para tu salud general, y que una hora de ejercicio al día puede marcar la diferencia para tu bienestar físico y mental. Vigila también tu alimentación y tu hidratación diaria.

Prohibido procrastinar. La sabiduría popular lo deja muy claro: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Dicho de otro modo: no procrastines. La procrastinación es el enemigo número uno de la productividad, así que ya sabes, procura dejar a un lado todos los elementos que puedan distraerte de tus objetivos en tu jornada laboral, por ejemplo, el móvil y las frecuentes visitas a tus redes sociales. Hasta existen algunas aplicaciones muy chulas para esto como Focus Lock y Forest. ¡Investiga!

Sociabiliza. Ten cuidado con el asilamiento tecnológico o puedes acabar convirtiéndote en un hikikomori. Mantén siempre el contacto con tus seres queridos, familia, amigos…Utiliza también los medios digitales para sociabilizar a través de reuniones, saludos, mensajes, etc. 

Descubre más consejos en el blog de Tiritas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.