Logo Tiritas® Effect

Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Comunicación asertiva en familia

Blog

29 de marzo, 2021
0 comentarios

Comunicación asertiva en familia

Comunicación asertiva en familia

Una buena comunicación es la base de una buena relación con nuestros hijos. No cabe duda de que, como padres y madres, uno de nuestros mayores objetivos es el de establecer un clima de confianza y diálogo con nuestros descendientes, basado siempre en el cariño y el afecto. Para agilizaros las cosas en este sentido hoy vamos a proponeros los cimientos para lograr una comunicación asertiva en familia.

¿Qué es la comunicación asertiva?

Comunicarse asertivamente significa expresar las opiniones de manera respetuosa pero clara, directa pero equilibrada. En la comunicación asertiva se reconocen los derechos y deberes de las partes, empleando en todo lugar el razonamiento, la empatía y la argumentación, y dejando de lado los gritos o el nerviosismo.

Definición de la comunicacióna asertiva

Alberty y Emmons (1978) nos ofrecen una definición muy precisa de lo que sería la comunicación asertiva:

“Comunicarse asertivamente es expresar los propios intereses y sentimientos, defendiendo los derechos personales, sin negar los derechos de otros”.

Recordad siempre que para que nuestros pequeños se abran a nosotros y nos cuenten sus preocupaciones y sentimientos, necesitan un ambiente receptivo y de respeto hacia sus opiniones, aunque éstas no sean coincidentes con las nuestras. La calidad de nuestra relación con los pequeños de la casa determinará en gran medida sus interacciones sociales futuras, por lo que debemos prestar especial atención a este tema.

Formas de comunicación entre padres e hijos

Generalmente se habla de 3 estilos comunicativos bien diferenciados: el estilo pasivo, el estilo agresivo y el estilo asertivo. Veámoslos por separado.

Ejemplo de estilo pasivo

El estilo pasivo representa la renuncia a exponer las propias preocupaciones y la aceptación de las condiciones del interlocutor. Esta forma de comunicarse conduce a una situación de desigualdad y desventaja por parte de quien la utiliza, que suele tener una baja autoestima.

Los padres que emplean este estilo con sus hijos tienen muchas inseguridades y ceden ante cualquier presión. Por su parte, los hijos que sufren este estilo comunicativo de sus progenitores, tienden a sentirse desprotegidos por la falta de límites y la ausencia de una figura de autoridad.

Ejemplo de estilo agresivo

En este estilo de comunicación abundan los gritos, los reproches e incluso los insultos. La persona que utiliza esta forma de comunicación pretende imponer sus argumentos sin atender a las razones de los demás, lo cual genera sentimientos de rechazo, miedo y resentimiento. Los niños y las niñas víctimas de este estilo de comunicación pueden convertirse en personas inhibidas y hostiles.

Ejemplo de estilo asertivo

Es la forma más recomendable de comunicarse en familia y en cualquier otro contexto. En este estilo no se imponen criterios de manera autoritaria ni se renuncia a los objetivos propios, sino que se establecen diálogos dentro de un equilibrio enriquecedor para ambas partes. Por supuesto, los límites forman parte de este estilo, pero esto no significa que los más pequeños dejen de sentirse valorados y escuchados en todo momento.

Beneficios de la comunicación asertiva en familia

Entre las ventajas de un estilo asertivo de comunicación entre padres e hijos destacan las siguientes:

  • Mejor resolución de problemas por parte de los integrantes de la familia.
  • Mejor organización familiar.
  • Potenciación de la autoestima.
  • Mejora de las habilidades sociales y personales.
  • Reducción del estrés y aumento de la armonía familiar.
  • Optimización de la inteligencia emocional.
  • Mejora en la toma de decisiones.
  • Mejora de las habilidades de negociación.
  • Mayor satisfacción personal.

Consejos para una comunicación asertiva en familia

  1. Evita comparaciones. Las comparaciones son odiosas, y mucho más si a quienes comparamos es a nuestros hijos. En ocasiones pretendemos activar o motivar a los pequeños de la casa estableciendo comparaciones entre ellos y otros niños, pero esto es contraproducente para su desarrollo. Las comparaciones solo van a generar inseguridades y sentimientos de inferioridad en nuestros cachorros.
  2. Utiliza la empatía siempre. Esta es una de las claves de cara a una comunicación asertiva con nuestros hijos. Comprender lo que sienten y ponernos en su lugar nos ayudará a alcanzar un clima de respeto y confianza en el hogar.
  3. Valora sus opiniones. Haz que sientan que sus voces son importantes. Escúchalos y pídeles su opinión. Seguro que te sorprenderás más de una vez con todo lo que tienen que aportar esos locos bajitos.
  4. Expresa tus emociones. Todos hemos escuchado eso de que los niños son como esponjas, y así es. Si nuestros hijos escuchan como nos expresamos emocionalmente, aprenderán a hacer lo mismo. Ten siempre presente que eres el principal referente para ellos. En este punto incluimos también el reconocimiento de los errores propios como guía para que nuestros pequeños tesoros lo hagan cuando les toque.
  5. Activa la comunicación desde edades tempranas. Utiliza siempre un lenguaje sencillo y claro pero nunca subestimes la capacidad perceptiva de los más pequeños, incluso si todavía no han adquirido el habla. Ten presente que una comunicación afectuosa y asertiva se expresa también a través del lenguaje corporal (postura, espacio personal) y de las expresiones faciales (sonrisa relajada, contacto visual).
  6. Practica la escucha activa. Prestar atención a lo que nuestros hijos nos dicen incluye la dedicación exclusiva a ese acto comunicativo concreto, la no interrupción, la realización de preguntas oportunas que favorezcan la conversación, etc.
  7. Organiza asambleas familiares. Se trata de que cada miembro de la familia tenga su espacio para poder exponer sus opiniones, quejas o inquietudes ante toda la unidad familiar. Aprovechad estas reuniones para tomar decisiones conjuntamente.
  8. Evita los sermones. Si surge algún conflicto procura que tus indicaciones sean concisas y directas al motivo del problema, evitando divagar y dar más información de la necesaria sin dar cabida a las explicaciones de los pequeños.
  9. Elige un momento bueno para hablar. Cuida aspectos como el ruido o la intimidad a la hora de abordar determinados temas con tus hijos.
  10. Móviles fuera. Tener el móvil en la mano o encima de la mesa mientras intentamos hablar con nuestros hijos representa un elemento distractor que debemos evitar a toda costa si queremos que la comunicación sea efectiva y de calidad.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.