Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > 7 peligros de Internet para niños y adolescentes y cómo prevenirlos

Blog

4 de noviembre, 2019
0 comentarios

7 peligros de Internet para niños y adolescentes y cómo prevenirlos

seguridad-menores-internet-riesgos-prevencion

Internet ha supuesto una verdadera revolución en cuanto a posibilidades de consumo, educación, ocio, comunicación, información, etc. La red de redes es considerada por muchos como una de las creaciones más relevantes de la historia de la humanidad, con un inmenso potencial aún por descubrir.

El acceso a Internet entraña algunos riesgos, especialmente para los niños y adolescentes. A continuación, repasaremos algunos de los peligros a los que se exponen los más pequeños de la casa cada vez que navegan por Internet. Además, os damos algunas claves para minimizar estos peligros: información, confianza, autoestima y habilidades sociales.

Riesgos de Internet para los menores

1. Falta de privacidad

Podríamos definir la privacidad como el control que ejercemos sobre nuestra información para limitar el número de personas que pueden acceder a ella.

Esta información personal es la que configura nuestra identidad digital y puede proceder de diferentes lugares. Puede ser información que nosotros mismos publicamos o información que otros publican sobre nosotros. También puede tratarse de información implícita en nuestras publicaciones (como dónde y con quién estamos) o información de publicaciones automáticas (última hora de conexión, webs visitadas, etc.).

Las consecuencias de la pérdida de privacidad pueden ser nefastas para los menores: daños en la reputación, suplantación de la identidad o perfiles falsos, riesgos para la seguridad personal, ciberbullying, sexting, grooming, extorsión y pérdidas económicas.

Si no te suena alguna de las palabras anteriores, explicamos de que se trata cada una de ellas.

2. Sexting

Este es un neologismo que proviene de unir los vocablos anglosajones “sex” y “texting” y que se refiere a compartir imágenes o vídeos de índole sexual utilizando medios digitales como móviles y ordenadores.

Entre las consecuencias de esta peligrosa y popular práctica entre adolescentes estarían: divulgación del material entre no destinatarios, ciberbullying, extorsión y chantaje, grooming e incluso riesgos físicos (los mensajes podrían ser utilizados por un agresor para elegir a su víctima).

3. Ciberbullying o ciberacoso.

El ciberbullying o ciberacoso es una modalidad de acoso entre menores en la que se utilizan medios digitales para hacer daño deliberada y reiteradamente a un igual.

La inmediatez, la distancia física con el agredido y la sensación de impunidad son factores que facilitan la aparición de estas conductas. Además, el impacto potencial de la victimización es mucho más elevado en el ciberacoso que en el acoso presencial ya que se puede hacer daño las 24h. Basta con darle a like o compartir.

Entre las causas del ciberbullying podemos encontrar aspectos como el deseo de venganza o la falsa creencia de que se trata de una broma sin importancia.

La presión del grupo de iguales y una baja autoestima del agresor también son factores clave en los casos de ciberbullying.

4. Acceso a contenidos inapropiados o comunidades peligrosas.

Dentro del enorme torrente informativo de la Web, existen una amplia variedad de contenidos indeseables para los menores de edad que les pueden causar serios daños psicológicos, emocionales e incluso físicos.

Ejemplo de estos contenidos son las múltiples páginas de fomento de anorexia y bulimia o algunos de los archiconocidos retos virales peligrosos, como el que recientemente incitaba a los participantes a comer cápsulas de detergente.

Algunas otras de las consecuencias del acceso a ciertos contenidos pueden ser: la reproducción de conductas peligrosas como el machismo, la homofobia o el racismo; la realización de gastos económicos a raíz de fraudes, consumo impulsivo o apuestas online; o el contacto con colectivos perjudiciales como sectas o colectivos extremistas.

5. Uso excesivo de las TIC y nomofobia

El abuso de las tecnologías puede provocar adicciones como la nomofobia (NO-MÓvil-FOBIA). Es necesario establecer horarios de conexión para nuestros hijos y estar muy pendientes de la aparición de comportamientos preocupantes. Estos comportamientos no se diferencian demasiado de los que se relacionan con otras adicciones: negación del problema, tolerancia, síndrome de abstinencia…

6. No utilizar una configuración segura.

La falta de protección de los dispositivos y las cuentas de redes sociales y demás aplicaciones pueden acarrear una serie de consecuencias que se podrían evitar tomando las precauciones oportunas.

Por ejemplo, el hecho de no contar con un buen antivirus pone en riesgo el sistema operativo y toda la información del usuario, que puede ser borrada o incluso encriptada a cambio de un rescate.

También es muy importante crear contraseñas robustas, de más de 8 caracteres, con mayúsculas, minúsculas, dígitos y símbolos y que solo nosotros conozcamos, a fin de que nuestra información personal no caiga en las manos equivocadas.

7. Grooming

Se entiende como grooming la forma que utilizan los pederastas para ganar la confianza de los menores en Internet. Es necesario que nuestros hijos sepan que no todo es lo que parece en la red y que hay que extremar las precauciones a la hora de conversar online. Nunca debe hacerse con gente que no se conoce en persona.

Este vídeo explica de un modo muy ilustrativo a lo que nos referimos:

Para completar información sobre ciberseguridad te recomendamos que visites la página del Centro de Seguridad en Internet para menores de edad, Internet Segura For Kids.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.