Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > 10 consejos para el cuidado de los ojos

Blog

22 de agosto, 2019
0 comentarios

10 consejos para el cuidado de los ojos

Las molestias en los ojos son muy incómodas y cada vez más frecuentes. El abuso de pantallas, el avance de la edad y la exposición solar son algunos de los factores que nos afectan. Os ayudamos a ponerle remedio.

Cómo incluir el cuidado de ojos en nuestras rutinas diarias de higiene

Lavado de manos. Su higiene repercute directamente en nuestros ojos, por lo que conviene lavarlas varias veces al día con agua y jabón. Si pasas mucho tiempo fuera de casa, lleva contigo Sterillium® y así siempre tendrás la posibilidad de esterilizar tus manos, estés donde estés.

Suero fisiológico. En caso de sequedad de ojos, alergia o conjuntivitis, limpia los ojos con suero fisiológico Lusan®. Es inocuo y ayuda a eliminar partículas en párpados o pestañas. Su uso es recomendado también para lavar los ojos de bebés. Evita el uso de toallitas húmedas o remedios naturales como la manzanilla para tal fin.

Gafas de sol. Úsalas especialmente en verano o en días muy soleados de épocas frías. Asegúrate de contar con un modelo que incluya protección frente a los rayos UVA y que incluya siempre la etiqueta CE.

Polen. Evita las actividades al aire libre y la práctica de deporte en horas con niveles de polen muy altos, que pueden irritar los ojos.

Dúchate por la noche. El baño a última hora del día ayuda a eliminar la suciedad y restos que se nos pegan a lo largo del día. Así logramos que los ojos estén limpios durante unas cuantas horas seguidas, que además coinciden con las de descanso.

Piscina. Acostúmbrate a nadar con gafas para bucear y protege los ojos de los efectos de la sal y el cloro, como el enrojecimiento o escozor.

Cada uno, su toalla. No compartas toallas con otras personas. Es habitual al secarnos frotar la zona ocular y es fácil contagiar infecciones como la conjuntivitis de esta manera.

Humidificador. Una de las molestias más comunes es la sequedad. Es algo que podemos resolver con colirios que nos recomiende nuestro médico o en la farmacia. Pero en casa siempre va bien contar con un humidificador o recipientes de agua junto a los radiadores.

Luz adecuada. No escatimes en iluminación, incluso aunque estés en tu rato de ocio o descanso. La luz blanca es la más parecida a la luz natural y aporta un ambiente más calmado, también para la visión.

Descansos periódicos. Cambia el foco de la mirada de forma habitual mientras trabajas, miras el ordenador o ves la tele. Evita la fatiga que puede provocar irritación o sequedad en exceso en tu vista.

En caso de pérdida de visión, dolor o secreción de los ojos, acude a tu médico de cabecera o al oftalmólogo.

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.