Logo Tiritas® Effect

Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > El ABC de los Primeros Auxilios

Blog

15 de agosto, 2019
0 comentarios

El ABC de los Primeros Auxilios

Seguro que más de una vez te habrás quedado en shock ante un pequeño susto o accidente doméstico porque no has sabido cómo actuar en ese momento. En estas situaciones, tener unos conocimientos básicos de Primeros Auxilios ayuda a actuar rápido y a tomar las decisiones acertadas.

Actuar y aplicar correctamente los Primeros Auxilios ante una quemadura, abrasión o herida ayuda a su curación y a minimizar las cicatrices. Anota o imprime este ABC de Primeros Auxilios y guárdalos dentro del botiquín de casa.

Primeros Auxilios básicos. Pautas a seguir en caso de accidente

Conducta PAS

En Primeros Auxilios existe lo que se conoce como la Conducta PAS. Es la regla mínima que hemos de seguir en caso de accidente. Las siglas PAS corresponden a los términos “proteger, alertar y socorrer” y es el orden en el que debemos actuar siempre.

Así, de manera simplificada, la conducta PAS nos indica que la forma de proceder es:

Paso 1. Protege al paciente y a ti mismo si estás socorriendo. Alejaos de zonas de peligro, exposición a fuego, explosión, productos nocivos, etcétera.

Paso 2. Llama al servicio de emergencias. Contacta con el 112 y aporta la máxima información posible: ubicación exacta, número de heridos, su estado, tipo de accidente, etc.

Paso 3. Atiende a las víctimas. No innoves ni realices prácticas complejas si no estás capacitado, es preferible esperar a los servicios médicos y que ellos se encarguen de mover a los heridos.

La cadena asistencial

Otro concepto básico que merece la pena conocer es el de cadena de la vida. Son los eslabones que conforman un servicio de socorro y que marcan la prioridad a la hora de actuar en un accidente de cierta gravedad.

El primer eslabón señala que cualquier persona que presencie un accidente debe llamar a los servicios de emergencia y procurar la seguridad del herido y la suya propia.

El segundo eslabón hace referencia al papel profesional. Una vez que los servicios médicos están en el lugar del suceso, se encargarán de atender a los heridos, eliminar riesgos, despejar la zona, regular el tráfico, evaluar las lesiones y priorizar el traslado de pacientes en función de su gravedad. Nuestra presencia en el lugar no debe molestar, distraer ni obstaculizar la atención.

El tercer y cuarto corresponden con la asistencia hospitalaria.

Qué pasos seguir para curar una herida 

Las dudas surgen incluso en los pequeños momentos: ¿cómo desinfectar en caso de corte?, ¿es conveniente cubrir las heridas?, ¿para la antisepsia es mejor usar clorhexidina o povidona?

Antes de comenzar, procura que tus manos estén limpias y desinfectadas. Para la limpieza se utiliza agua y jabón, con el fin de eliminar la suciedad visible, y para la desinfección Sterillium®.

Limpia la herida con Lusan® Suero fisiológico y con la ayuda de una gasa suave como Medicomp®. Es importante realizar la limpieza con delicadeza, con pequeños toques. Así evitaremos dañar más la zona irritada.

Es el momento de usar un antiséptico. Escoge el que más se ajuste a tus necesidades. Puedes ver las particularidades de cada uno aquí.

Cubre la herida con Tiritas®. Dependiendo del tipo de herida, existen distintos apósitos, algunos específicos para quemaduras, abrasiones, aptos en el agua, cortes sangrantes, etcétera. Elige las Tiritas® adecuadas a tu estilo de vida y al tipo de herida, y tenlas siempre a mano, en tu bolso o botiquín.

En caso de duda, consulta con tu médico o acude al Centro de Salud más cercano.

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.