Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Consejos para que aprueben todas las asignaturas el trimestre que viene

Blog

3 de enero, 2019
0 comentarios

Consejos para que aprueben todas las asignaturas el trimestre que viene

En un artículo anterior os dimos una serie de consejos para motivar a vuestros hijos e hijas en los estudios.

Puede ser que, pese a aplicar los consejos, sus resultados académicos no hayan mejorado todo lo deseable. Si este es vuestro caso, aquí encontraréis nuevos consejos para ayudarles a aprobar todas las asignaturas el trimestre que viene.

Empecemos por repasar los consejos del artículo anterior:

  • Habladles con empatía yendo más allá del sermón, intentad averiguar qué ocurrió y qué puede mejorar para que mejoren sus resultados académicos.
  • Estableced metas viables y a corto plazo para que el reto de mejorar sus notas sea progresivo y asequible.
  • Usad un lenguaje positivo, sin gritos, transmitid tranquilidad, confianza y seguridad.
  • Dad ejemplo ayudando a crear un entorno adecuado y saludable para estudiar.
  • Encended la chispa que llevan dentro, reforzando sus aptitudes y autoconfianza.

 

Planificar las horas de estudio y dejar un tiempo para descansar

En la web Hacer Familia comparten una serie de consejos para afrontar el último trimestre. El buen tiempo invita a salir y concentrarse cuesta mucho más, además se acumula el cansancio del resto del año. Aprobar todas las asignaturas y salvar el curso escolar es un gran reto. En cualquier caso, los consejos mencionados en este artículo pueden perfectamente aplicarse al resto del año:

  • Antes de empezar el trimestre, hay que pararse a pensar qué falló el trimestre anterior y ver qué se necesita para superar el trimestre que viene. Ver qué asignaturas necesitan reforzar las horas de estudio y cuántas horas serán necesarias.
  • Pedir ayuda externa no debe tomarse como un fracaso, allí donde no lleguen los padres o la escuela puede llegar un profesor/a particular. Es importante hacer partícipe a nuestro hijo/a del esfuerzo que supone buscar refuerzo, hacer que se comprometan a poner todos sus esfuerzos en aprobar gracias a esta ayuda externa.
  • Nuestro hijo/a debe entender la necesidad de mejorar sus resultados y que puede que implique estudiar también sábados y domingos, mientras sus amigos/as disfrutan de su tiempo libre.
  • Así mismo, hay que dejar también unas horas de descanso dentro de la planificación de horas de estudio. Igual de importante es concentrarse en estudiar cómo encontrar tiempo y actividades para desconectar y no hacer el estudio demasiado tedioso.

Mejorar los resultados académicos de nuestros hijos/as es una actividad conjunta que también nos incumbe como padres y madres, así que deberemos hablar regularmente con el profesorado de la escuela para ver cómo pueden ayudar a nuestros hijos/as y cómo podemos colaborar.

 

Enfadarse, gritar y castigar no servirá de nada

Según explica Valentín Martínez-Otero, doctor en Psicología y Pedagogía en el suplemento Buena Vida de El País, “los gritos y la excesiva aspereza no sirve de nada, (…) la actitud, además de firme, ha de ser comprensiva y estimulante”.

El mismo artículo cita un estudio del 2008 de la Universidad de Sevilla y la Universidad del País Vasco en el que encontraron que los adolescentes “que crecían en familias demasiado severas o apáticas tendían a presentar un rendimiento escolar más bajo y problemas emocionales”, mientras que si recibían un trato más comprensivo y estimulante mostraban un mayor interés por su educación y, consecuentemente, un mejor rendimiento académico.

En Cómo sobrevivir a los suspensos de tus hijos (Espasa, 2015), el psicopedagogo Carlos Pajuelo destaca que un primer paso es reconocer el suspenso: “Para que el niño pueda cambiar necesita reconocer que no ha estudiado. Si, en cambio, dice que ha sido mala suerte o que le tienen manía, entonces no hay poca opción de mejoría”, explica, según destaca El País.

A la hora de castigar, no se trata de fastidiarles sino de establecer consecuencias a su falta de estudio, unas consecuencias que deberían ser anunciadas durante el curso para que sepan a que se atienen si continúan los suspensos. Otro estudio citado por El País, esta vez de la Universidad de California (2003), explica los efectos de un control parental autoritario: castigos desproporcionados y desafiantes pueden provocar hostilidad, nerviosismo y problemas de personalidad, reduciendo la eficiencia en la escuela. Por otro lado, los castigos proporcionados y leves, las consecuencias anunciadas por su mal rendimiento, restauran lazos emocionales y refuerzan un comportamiento asertivo, según el estudio.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.