Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Guía para enseñarles a ir en bicicleta

Blog

14 de noviembre, 2018
0 comentarios

Guía para enseñarles a ir en bicicleta

Guía para enseñarles a ir en bicicleta

En el blog de Tiritas® nos encanta el ciclismo. En artículos anteriores lo recomendamos como una de nuestras actividades preferidas para practicar en otoño, y también os hemos descubierto siete espacios naturales para recorrer en bici con toda la familia.

Aunque se esté acercando ya el invierno, cuesta decirle que no a una escapada ciclista. Además, llega la Navidad y, si tus hijos/as se portaron bien este año, tal vez reciban el regalo de su primera bicicleta. En este artículo queremos ayudarte a que les ayudes a subirse sin miedo a sus primeras dos ruedas (o cuatro).

Ya sabes que más vale prevenir… No olvides tu caja de Tiritas® EFFECT, un buen botiquín y nuestros consejos de Primeros Auxilios ante posibles caídas o heridas.

Enséñales a montar en bicicleta desde pequeños

Como explican en La Guía del Niño, la edad ideal para aprender a montar en bicicleta es entre los 4 y los 5 años, cuando los más pequeños ya ha adquirido unas habilidades motoras básicas, que les permiten mantener el equilibrio.

Para que vayan trabajando el sentido del equilibrio y el manejo del manillar, lo ideal es empezar con una bicicleta sin pedales. Un triciclo también puede ser una buena forma de que aprendan a pedalear con fuerza, a dirigir la bicicleta y a frenar.

A la hora de saber si la bicicleta es de un tamaño adecuado, toma esta referencia: el manillar no puede quedar por encima de los hombros y debe poder sentarse en la bicicleta con los pies bien asentados en el suelo, de lo contrario es demasiado grande. El sillín debe estar en la posición más baja posible para irlo subiendo conforme crezcan y debes comprobar también que sepan usar los frenos con facilidad. En el caso de los zurdos, si ves que instintivamente presionan con más fuerza el freno a su izquierda, tal vez convenga modificar la bicicleta para que el freno izquierdo actúe sobre la rueda trasera y no la delantera, así estaréis más tranquilos y seguros.

Motívalos para que empiecen a pedalear

  1. Siguiendo las indicaciones de Biking Point, lo más importante es que antes de empezar a pedalear aprendan a frenar. Lo mejor es hacer que se suban a la bicicleta, cojan el manillar, acompañarlos (en plano) e ir apretando los frenos, para que se habitúen a cómo reacciona la bicicleta al frenar. Es importante que cojan el tacto a los frenos y entiendan cuáles son los peligros de las frenadas bruscas, para evitar sustos.
  1. Es recomendable que los primeros pasos en la bici los den así, a pie, como si fuese un patinete, mejorando su sensación de equilibrio y seguridad encima de la bicicleta, animándolos a ir levantando los pies del suelo cada vez más tiempo, gradualmente.
  1. Cuando consigan mantener el equilibrio, deben aprender a controlar los cambios de dirección. Cuando logren zigzaguear sin apoyar los pies en el suelo significa que ya controlan los cambios de dirección.
  1. En el siguiente paso, pueden empezar por apoyar una pierna, sobre la que ejerzan más fuerza, y cuando veamos que consiguen mantener el equilibrio, pueden subir la otra pierna al segundo pedal y empezar a pedalear.
  1. En este punto, se recomienda sujetarles por la espalda o los hombros, para evitar caídas. Al poder mantener el equilibrio sobre llano, se pueden probar leves bajadas asegurándose de que controlan bien los frenos. Cuando paren, retírate unos pasos por detrás y podrán ver que ha recorrido una buena distancia solos, esto les dará mayor confianza. Aumenta la distancia gradualmente, hasta que ya pedaleen sin problemas en cualquier tipo de superficie. Es un momento mágico, ¡ya están preparados/as!

¿Hasta cuándo deben utilizar ruedines?

Al utilizar ruedines, deben ser regulables en altura para irlos subiendo conforme dominen la bicicleta mejor, hasta retirarlos una vez consigan mantener el equilibro sobre dos ruedas.

Es mucho mejor que aprenda a circular sobre dos ruedas en un terreno llano, sin baches. Para ayudarle a dar el paso, sujeta su sillín y anímale a pedalear en línea recta, suéltalo de forma breve y agarra el sillín de nuevo, hasta que circule sin problemas. Debes enseñarle también a dar vueltas y a frenar sin usar los pies.

No hay una edad indicada para que dejen de usar ruedines, hay niños y niñas que aprenden en seguida, otros requieren más tiempo. Transmitir confianza y tener paciencia es lo más importante: felicítalos en sus logros, anímalos a incorporarse si se caen y ten las Tiritas® y un botiquín a mano por si sufren pequeñas heridas al caerse.

Lo primero es su seguridad

A la vez que les ayudas a pedalear es muy importante que les enseñes normas básicas de seguridad vial. Inicialmente, puede ser en forma de juegos: crea circuitos, haz de guardia de tráfico y enséñales a obedecer las indicaciones, a circular por el lado derecho de la vía, respetar las normas de circulación básicas, etc.

¡No hay paseo en bici sin casco! Este debe ir bien colocado, abrochado siempre, y con el borde delantero a uno dos dedos por encima de las cejas. Dependiendo de los riesgos del terreno, os recomendamos llevar coderas, rodilleras y guantes. Y los elementos reflectantes, además de la luz delantera y el piloto trasero, son también importantes.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.