Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Las claves de una buena alimentación para las personas mayores

Blog

6 de noviembre, 2018
0 comentarios

Las claves de una buena alimentación para las personas mayores

Las claves de una buena alimentación para las personas mayores

La tercera edad puede ser una etapa maravillosa para disfrutar de la vida, pero esta se disfruta más si nos acompaña una buena salud. El ejercicio, la compañía, y la alimentación son claves para conseguir una vejez plena.

La doctora Rosa López Mongil, de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, explica en el blog Con El Morro Fino que se ha demostrado que el cáncer se asocia especialmente a personas en edad avanzada y que “hasta un 40% de los cánceres se reducirían si modificáramos lo que comemos”.

Una vejez plena empieza por una buena dieta

¡Si se trata de mejorar la salud, nunca es tarde! Según la doctora López, cambios en la dieta de personas mayores de 80 años pueden dar resultados evidentes de mejoría en salud.

La clave de los cambios en la alimentación de personas mayores está en mantener una dieta mediterránea y que entre el 70 y el 80% de los alimentos sean de origen vegetal – vegetales, hortalizas, legumbres, frutos secos, frutas… – así como sustituir pan y arroz blanco por sus variantes integrales. Es importante también incorporar fruta a la dieta, por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Los alimentos de origen no vegetal deberían consumirse de forma moderada, aumentando el consumo de productos lácteos y derivados, de pescado o carne blanca (pollo, pavo y conejo). También deberíamos incorporar huevos en la dieta, que aunque hayan sido asociados con el riesgo de colesterol en el pasado, se ha demostrado que deben formar parte de una dieta saludable, por su alto valor en proteínas y grasas de las buenas, como el omega-3.

Con El Morro Fino también apunta a que los cocidos y otros guisos contundentes con los que nuestros abuelos se alimentaban correspondían a otros tiempos, a épocas en que las condiciones de vida eran más duras y se realizaban mayores trabajos físicos. Ahora hay que adaptarse a los nuevos tiempos, evitando grasas saturadas como las de la carne roja (chorizo, salchichas…). Así mismo, con la edad se reduce el gasto energético por lo que las personas mayores deben también reducir las raciones que comen. En cuanto a la cantidad de estas, la doctora López recomienda “comer en platos de postre” para conseguir raciones más adecuadas.

Entre los alimentos a evitar a partir de los 60 y 70 años, además de la ya mencionada carne roja, destacan los dulces, ya que el consumo de azúcares favorece la obesidad y la diabetes.

Por otro lado, la fibra vegetal de frutas o verduras resulta muy beneficiosa porque contrarresta la tendencia al estreñimiento propia de esta edad. Resultan igualmente beneficiosos los alimentos que contienen alto porcentaje de agua, como el melón, la sandía, los espárragos, etc.

Ideas de dieta para la tercera edad

En Geriatricarea, Cristian Duch Canals, especialista en alimentación para la tercera edad, recomienda los siguientes alimentos para una dieta saludable, variada y equilibrada:

  • Desayunos completos y llenos de energía que combinen lácteos con féculas y fruta. Ejemplos: un vaso de leche con un bizcocho casero y un zumo de frutas natural; o un café con leche acompañado de una tostada, con aceite y jamón, y una naranja.
  • Tomar alrededor de 2 litros de agua al día. Para pasar las épocas de frío e hidratarse, las infusiones o los caldos son una muy buena opción.
  • Alimentos frescos y de temporada que garanticen un buen aporte de vitaminas y minerales.
  • En el caso de tener poco apetito, comer platos únicos de poco volumen cada 3-4 horas puede resultar una buena opción. Por ejemplo, un plato de macarrones boloñesa con verduritas acompañado de pan y una pieza de fruta; unas lentejas a la jardinera con arroz, pan y fresas, o una sopa de verduras con arroz con un huevo duro picado, pan y fruta.
  • Hierbas aromáticas o cocciones como el papillote aseguran mantener sabores potentes que mantengan despiertos los sentidos del gusto y el olfato.
  • Si hay problemas para masticar, opta por caldos o cremas suaves y trituradas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.