Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Pequeño manual de Primeros Auxilios para padres y madres

Blog

23 de septiembre, 2018
0 comentarios

Pequeño manual de Primeros Auxilios para padres y madres

Pequeño manual de Primeros Auxilios para padres y madres

Saber cómo actuar ante una intoxicación alimentaria, un golpe o una quemadura es muy importante y puede llegar a ser vital para nuestro hijo o hija. Es igualmente importante saber qué no debemos hacer para no complicar la situación.

En este artículo nos centramos en los Primeros Auxilios que podemos realizar ante tres situaciones que, desafortunadamente, suelen ser habituales entre los más pequeños: obstrucción respiratoria, golpe fuerte en la cabeza y curas de emergencia ante quemaduras o cortes.

Primeros Auxilios ante un atragantamiento

Ante una obstrucción respiratoria leve en la que el niño esté plenamente consciente y con una tos efectiva y fuerte, respire y no tenga color azulado en los labios, debemos colocarle en una posición incorporada, estimularle para que siga tosiendo y vigilar posibles signos que indiquen agravamiento de la situación (arcadas, tos, afonía o babeo).

Ante una obstrucción respiratoria grave, en la que el niño siga consciente pero tenga una tos débil o inefectiva, no pueda respirar o se ponga azul, debemos pedir ayuda en primer lugar e intentar sacar el objeto (solo si es visible y accesible) con el dedo en posición de gancho. Para desobstruir la vía aérea, debemos dar cinco golpes en la zona media de la espalda con el talón de la mano y cinco golpes en la zona media del pecho con dos dedos, en el caso de menores de un año; o cinco golpes en la espalda y cinco en el abdomen (maniobra de Heimlich) para mayores de un año.

Puedes consultar este vídeo del Hospital de Nens de Barcelona:

Primeros Auxilios ante un golpe fuerte en la cabeza

Se producen por accidentes al practicar deporte o por caídas jugando, suelen ser leves (provocando un simple chichón) pero pueden llegar a ser muy graves.

Ante un traumatismo leve, debemos aplicar frío en el lugar del hematoma y mantener al niño tranquilo y vigilado por un adulto durante las siguientes 24 horas. Ante alguno de estos casos, debemos acudir al médico de urgencias de inmediato:

  • Si es menor de 3 meses.
  • Si presenta una herida abierta y necesita puntos de sutura.
  • Si ha perdido la consciencia, aunque solo sea unos minutos.
  • Si tiene vómitos repetidos, dolor de cabeza o llanto incontrolable.
  • Si quiere quedarse dormido o presenta un comportamiento extraño.
  • Si hace movimientos raros con los ojos, la cara o las extremidades.
  • Si le sale sangre o líquido como moco por las orejas o la nariz.
  • Si tiene un chichón muy grande.

Para prevenir estos golpes, hay que usar siempre sistemas de retención al circular en coche, aunque sean distancias cortas, y ponerle siempre casco al ir en bicicleta, patinete o monopatín, y al practicar deportes como el patinaje, la escalada o el esquí.

Primeros Auxilios ante quemaduras o cortes

Una quemadura puede ser causada por el contacto con líquidos calientes, objetos incandescentes, electricidad, fuego o productos químicos. Ante una quemadura, debemos apartarle de la fuente de calor, retirar de inmediato la ropa caliente (si no está pegada a la piel), así como anillos, collares, etc., y enfriar con agua corriente o suero fisiológico la zona de la quemadura durante 15-20 minutos (excepto si la quemadura está producida por gasolina). Seguidamente, debemos cubrir la zona quemada con una gasa limpia que no deje hilos, y acudir al médico si la quemadura es profunda o afecta zonas sensibles como cara, manos, pies o genitales. No debemos aplicar pomada o romper ampollas, si existieran. No debemos olvidar las Tiritas® Medical Quemaduras para aliviar el dolor y facilitar el proceso de curación de las quemaduras.

Ante un corte, en primer lugar debemos lavarnos las manos con agua y jabón y después lavar la herida (puede ser con agua y jabón, pero preferiblemente debe usarse suero fisiológico). Si hubiese hemorragia, debemos ejercer presión directa sobre la herida con una gasa o paño limpio para detenerla. Si la herida sigue sangrando o se empapó el apósito no debemos retirarlo, sino añadir más gasas encima y presionar con fuerza, sosteniendo el apósito con un esparadrapo o venda. Debemos elevar la parte lesionada para disminuir el sangrado y no extraer objetos clavados si los hay. Ante una herida que no deja de sangrar o si hay signos de infección como enrojecimiento o hinchazón, debemos acudir al médico.

Estos y más consejos, ante otras situaciones como vómitos, reacciones alérgicas, fiebre o diarreas, podéis consultarlos en la Guía práctica de Primeros Auxilios para padres del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, escrita por los pediatras Dr. Juan Casado Flores y Dra. Raquel Jiménez García, disponible gratuitamente en su web.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.