Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Cómo aliviar las agujetas

Blog

2 de mayo, 2018
0 comentarios

Cómo aliviar las agujetas

Hacer un esfuerzo mayor al que estamos acostumbrados y tener agujetas durante uno o varios días, es todo uno. ¿Quién no ha sufrido en alguna ocasión esa horrible molestia que son las agujetas? Fastidiosas e incluso dolorosas, aparecen tras realizar ejercicio físico de manera intensa y son muestra de que este ejercicio ha servido de algo.

Existen varias teorías sobre la causa concreta de las agujetas. La más aceptada explica que, como respuesta al sobreesfuerzo, se producen una serie de microrroturas e inflamaciones de las fibras musculares.

Al no estar acostumbradas a ese nivel de trabajo físico, las fibras no son capaces de sostener dicha intensidad. Es entonces cuando las microrroturas obligan al cuerpo a iniciar una fase de reconstrucción y recuperación para enfrentarse a nuevos esfuerzos.

¿Podemos prevenir las agujetas?

Las agujetas aparecen entre las 12-24 horas posteriores al esfuerzo y su pico de intensidad se da a las 48 horas. No obstante, en función de nuestro estado físico, las molestias se pueden alargar hasta 7 días. Sí, igual hiciste demasiado esfuerzo… No obstante, y a pesar de las numerosas investigaciones realizadas, resulta curioso cómo hoy en día no se ha establecido un método claro de prevención de mialgia diferida, nombre médico de las agujetas.

Sigue estas recomendaciones generales:

  • Calienta antes de empezar a hacer deporte. Sí se ha demostrado que realizar un calentamiento antes del ejercicio físico, así como estiramientos, ayudan a evitar la aparición de agujetas.
  • Controla la intensidad del ejercicio. Otro factor que nos puede ayudar a que no se repitan, es ser prudentes en la práctica de ejercicio, siempre aumentando la intensidad de forma gradual. Si progresamos de manera lógica, daremos tiempo a los músculos a asimilar el ejercicio.
  • Sacude los músculos. Agitar los músculos durante el ejercicio conlleva efectos positivos, ya que favorece que el músculo se suelte y, con él también lo haga la circulación sanguínea.

¿Hay algo que podamos hacer para aliviar las molestias?

Olvídate del mito del agua con azúcar, no funciona. Una buena opción para recurrir ante la llegada de las agujetas es la terapia con masajes o la crioterapia (aplicación de hielo). Ante casos más agudos, recurre a la electroestimulación o los ultrasonidos, aunque no suele ser necesario llegar a este método como tratamiento de la mialgia.

En situaciones más extremas, cuando pasados unos días el dolor persiste aún o se acentúa, calma las molestias con antiinflamatorios. En cualquier caso, es mejor no automedicarse y contar siempre con prescripción médica.

Pero, sin duda, lo mejor para retomar la normalidad es volver al ejercicio. El ejercicio aumenta la circulación sanguínea oxigenando el músculo y ayudándolo a limpiarse. Así que ¿repetimos?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.