Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > El miedo en los niños, ¿cómo actuar?

Blog

4 de abril, 2018
0 comentarios

El miedo en los niños, ¿cómo actuar?

Tenemos miedo desde la infancia. Miedo a la oscuridad, a los ruidos fuertes, a la separación, a los médicos, a los desconocidos, a lo desconocido. El miedo en los niños genera en los padres cierta ternura y, en algunos casos, un deseo de sobreprotección que no siempre es lo mejor para su desarrollo emocional. Los miedos en la niñez se conocen como “evolutivos” y desaparecen cuando los pequeños son capaces de razonar.

El miedo es una reacción fisiológica que se produce ante la percepción de un peligro. No importa si es real o supuesta, presente, futura o incluso pasada. Es una respuesta racional que no hemos de confundir con las fobias o la ansiedad anticipada, por ejemplo, donde existe un temor irracional a una situación concreta.

Si tu retoño es asustadizo y te gustaría ayudarle, sigue estos sencillos consejos para fortalecer la confianza en sí mismo. ¡Demuéstrale que puede enfrentarse a sus temores!

Consejos para afrontar el miedo

  • Ayuda al niño, pero no le sobreprotejas. La mayoría de los temores y miedo irán desapareciendo por sí solos sin necesidad de tratamiento o ayuda conforme el niño madura. A ningún padre le gusta ver a su pequeño pasar un mal rato pero es importante que el niño aprenda estrategias para superar lo que le aterra. Por ello, fomenta que sea el propio niño quien solvente las dificultades. Ayúdale siempre que sea necesario, pero tú has de ser solo un apoyo, no el que le resuelva todo el problema.
  • Sé tolerante. Ponte en el lugar de tu hijo para entender lo que le ocurre. Intenta aliviar sus temores siendo benevolente, haciéndole un hueco en tu cama si es necesario o acompañándole cuando te lo pida. Pero no perpetúes los tratos de favor, han de ser puntuales y por un motivo. Y así has de explicárselo en un lenguaje que él entienda.
  • No recurras al miedo como método educativo. El “si te portas mal, llamamos al coco” o “si no tomas el jarabe, le decimos al médico que te pinche” resuelven las situaciones de forma momentánea, pero pueden generar problemas a largo plazo. Es mejor que incentives o motives a tu pequeño de forma positiva, haciéndole sentir fuerte, seguro y que gane en autoconfianza. No se trata de amedrentarle con más temores.
  • Ignora las lágrimas de cocodrilo. Si tu hijo tira de estrategias fingidas para conseguir lo que busca, no le sigas el juego. Tampoco le riñas. Solo muéstrate receptivo cuando cambie de actitud y felicítale por enfrentarse solito a sus miedos. Usa si hace falta expresiones como “bravo”, “qué bien lo has hecho”, “choca los cinco” o cualquier guiño que actúe como reforzador positivo.
  • Da ejemplo. No hay problema porque los niños sepan que los padres también tenemos temores. Pero tenemos que enseñarles técnicas para ser valientes. Si el pequeño muestra un miedo muy intenso hacia algo, hay que ayudar a que se enfrente a él de forma progresiva, sin prisa.
  • Contenidos adecuados a su edad. A veces no nos damos cuenta y el motivo de las pesadillas de nuestros hijos proviene de una película o dibujos que ve. Instala siempre el control parental en los dispositivos que uséis y haz seguimiento de lo que tus hijos ven en casa y cuando estáis fuera.

Si el miedo es muy intenso y persiste de forma anormal, consulta con tu pediatra o con un psicólogo infantil que os aporte herramientas para ayudar a que lo supere. Existen aplicaciones y peluches como Bye, bye fears que os ayudarán a que el camino sea más amable y sencillo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.