Logo Tiritas® Effect

Tiritas® EFFECT, la gama de apósitos hidrocoloides. Las propiedades oclusivas y amortiguadoras del material hidrocoloide, permiten aliviar la fricción y la presión gracias a su efecto acolchado, y favoreciendo la curación de heridas en un entorno húmedo.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL, es la gama de Tiritas® para necesidades específicas; las quemaduras y el tratamiento de cicatrices una vez la herida está cerrada.

Inicio > Blog > Consejos para dormir a tu bebé y no morir en el intento

Blog

29 de marzo, 2018
0 comentarios

Consejos para dormir a tu bebé y no morir en el intento

Podríamos escribir durante horas sobre métodos y consejos para dormir a tu bebé… y no tan bebés. Si las ojeras se han apoderado de ti, seguro que has recurrido a todo tipo de técnicas solo con tal de descansar unas cuantas horas seguidas. ¿Has pasado ya por la fase del “si le cojo se calma, si le apoyo en la cuna se despierta”? ¿Y por la de “nos llama por la noche solo para que nos levantemos pero no quiere nada”? Y la de “cariño, ¿probamos con el colecho?”.

No hay respuesta mágica para este complicado momento. El caso es que todos los miembros de la familia queremos dormir, pero no nos ponemos de acuerdo. O eso parece. ¿Empezamos esta noche otra vez desde cero a ver qué pasa?

Consejos para conseguir que tu hijo se duerma

  1. Tener paciencia. Regla número 1 que nunca has de olvidar. Si tienes un mal día y no estás de humor, deja que el otro miembro de la pareja se encargue de la tarea.
  2. Entiende lo que ocurre. Desde que nace, el bebé se enfrenta a un proceso muy agresivo de adaptación. Viene de pasar 9 maravillosos meses dentro de mamá, con todas las comodidades. Va a necesitar varias semanas para conoceros y pasarán un par de años hasta que duerma del tirón. En algunos casos esto no ocurre hasta los cuatro o cinco años. Sí, ser padres es duro…
  3. Conocer los ritmos de tu hijo. Los niños nos alertan, a su manera, de cuándo tienen sueño. Si cometemos el error de no darnos cuenta, notaremos cómo se ponen irritables y, entonces, la tarea de dormir se convierte en una lucha. Aunque se haga tarde, es mejor calmar al pequeño antes que generar un conflicto en la cama o cuna. Piensa que eso lo único que puede llevar es a que coja manía a su habitación y repita esta actitud a partir de ahora. La cama no es un castigo, genera un ambiente relajado y espera hasta que vuelva a mostrar síntomas de somnolencia.
  4. No forzar el momento de irse a la cama. Nos empeñamos en llevar a los niños a dormir a una hora determinada. Da igual que sea de día, pronto, fin de semana o laborable. Los pequeños no son robots y solo hay una hora de dormir: cuando ellos tengan sueño.
  5. Crea hábitos. Día a día define un ritual de sueño. Repite lo que le guste: el baño, leer un cuento, acunarle a oscuras, usar sonidos clave, música… Que el pequeño deduzca que es la hora de irse a la cama.
  6. Probad con el colecho… solo si los tres estáis de acuerdo. Ni es la solución a todos los problemas, ni es válido para todos. Si te funciona ¡enhorabuena! Sigue con ello. Pero si no es lo tuyo, recuerda que hay otros métodos de crianza con apego que no necesariamente pasan por compartir colchón. Sobre todo si para alguno supone dejar de descansar adecuadamente o interfiere en la relación de pareja.
  7. No a la tele o pantallas. Aleja al bebé de la tele, tablet, videoconsolas y otras pantallas. No las necesitan, y menos para dormir. Les estimulará en vez de relajarlos.
  8. Instrúyete. Prueba a leer libros que te ayuden a entender por qué tu hijo no se duerme. Aquí compartimos una entrevista a Rosa Jové, la autora de Dormir sin lágrimas.
  9. Repite el punto 1.

¡Suerte!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.