Logo Tiritas® Effect

Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > La escarlatina ha vuelto: ¿cómo es esta enfermedad?

Blog

27 de marzo, 2018
0 comentarios

La escarlatina ha vuelto: ¿cómo es esta enfermedad?

Cuando se trata de nuestros hijos, cualquier indicio de enfermedad nos genera alarma, y más si no somos capaces de identificar los síntomas. Eso es lo que está ocurriendo en muchas familias cuyos pequeños se han visto sorprendidos por los recientes brotes de escarlatina. Escarla… ¿qué? ¿Eso no suena a enfermedad antigua? Puede que sí, dado que en los 80 se consideró prácticamente erradicada pero hoy es bastante común.

Se trata de una enfermedad infecto-contagiosa producida por la bacteria Streptococo pyogenes. Es más frecuente en niños de entre 3 y 8 años, y los brotes son más habituales en las estaciones de primavera e invierno.

Sus primeros síntomas son las amigdalitis bacterianas (anginas o placas en la garganta) a las que acompañan:

  1. Fiebre: puede durar hasta 5 días e iniciarse dos días antes de percibirse el sarpullido.
  2. Lengua: cambia de color y se torna o más roja o blanquecina con puntos rojos.
  3. Manchas en la piel: brotan en el cuello y cara, salvo en el triángulo de la nariz. Con el paso de los días, las erupciones se extiende a tórax, abdomen y piernas. No solo son manchas sino que también se pueden palpar, con una sensación de papel de lija. El exantema desaparece entre el día 3 y 7.
  4. Malestar: dolor de cabeza, náuseas, debilidad y falta de apetito.

Ante cualquiera de estos síntomas, acude rápidamente a tu pediatra y sigue el tratamiento que te indique.

No obstante, puedes ayudar a que el niño se sienta mejor con estas sencillas pautas:

  • Calma el dolor de garganta ofreciendo a tu hijo muchos líquidos fríos, incluso helados. Prueba con agua, zumos naturales de naranja, limón, pomelo…
  • Usa cremas sin perfumes para aliviar la piel del pequeño.
  • Para evitar los contagios, insiste en la higiene, especialmente en el lavado de manos.

¿Qué precauciones podemos tomar frente a la escarlatina?

La escarlatina se contagia por vía aérea, no tiene nada que ver con tocar o estar en contacto con los sarpullidos. Es decir, los niños enfermos o portadores transmiten la escarlatina a través de sus gotitas de saliva. No hay manera de prevenirla, salvo acudir al pediatra a la mínima señal y cuidarlo en casa hasta que haya desaparecido la fiebre por completo para minimizar los riesgos de contagio.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.