Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Qué hacer si te mareas en el coche, avión o tren

Blog

22 de marzo, 2018
0 comentarios

Qué hacer si te mareas en el coche, avión o tren

Viajar es un placer… hasta que uno de los miembros de la familia se marea. Genera mucha angustia ver cómo alguno de los pequeños de casa lo pasa mal en desplazamientos largos. En muchas ocasiones no sabemos qué hacer ni cómo entretenerle para que el trayecto se haga lo más rápido posible y, sobre todo, que no acabe en catástrofe.

Saber por qué ocurre y cómo prevenir el mareo os hará subir al vehículo, avión o barco más tranquilos.

¿Por qué hay personas que se marean y otras que no?

La cinetosis es el término científico que está detrás de lo que comúnmente conocemos como mareo asociado al movimiento.

En el fondo, no es más que una respuesta a una situación para la que el cuerpo, biológicamente hablando, no está preparado.

Cuando viajamos, el cerebro y terminaciones nerviosas reciben estímulos diferentes. Para la vista, estamos sentados y, por tanto, quietos. Los pies lo confirman, no nos movemos. Pero, sin embargo, el oído interno parece no estar de acuerdo, dado que este órgano sí percibe el movimiento. Es aquí donde se produce la incongruencia que da lugar a las náuseas, palidez y sudor frío, hasta llegar a los desagradables vómitos.

Los niños de 2 a 12 años son los más predispuestos a marearse. Pero no acaba ahí. Desgraciadamente, hay adultos que sufren el mareo durante toda su vida, más habitual en mujeres, con picos de sensibilidad durante la menstruación y el embarazo.

Consejos para prevenir la sensación de mareo antes de viajar

Evita las comidas copiosas. Si alguna vez te has mareado en el coche o en el parque de atracciones, habrás notado cómo el estómago es el primero en indicarnos que algo no va bien. En viajes programados, come ligero y que sean alimentos sólidos. Prueba con los frutos secos.

Olvídate de libros, del móvil y de los videojuegos. Muchas familias encuentran muy cómodo dejar el móvil o la tablet a los pequeños para que se entretengan. Pero no les estamos haciendo ningún favor. Mantener el punto de vista fijo aumenta en gran medida las probabilidades de sufrir un mareo. Sustituye las pantallas por canciones y juegos que no requieran del uso de dispositivos. Una alternativa es planificar los desplazamientos cuando ellos duermen, así minimizamos las posibilidades de que surja el malestar.

Abre las ventanillas. Si vas en coche un poco de aire fresco siempre es de gran ayuda. El calor excesivo acelera la sudoración y no descartemos que después lleguen las náuseas.

Elige el mejor sitio. El asiento del copiloto es el espacio idóneo para contrarrestar el mareo. Al tener mucho horizonte por delante, nuestra vista informa al cerebro de que nos estamos moviendo y esa incongruencia de la que hablábamos al comienzo, no se da.

No obstante, los menores no pueden ir junto al conductor, por lo que el mejor plan es dejar al niño el asiento central de la parte trasera del coche. Tendrá más campo de visión que en los otros huecos y quizá así se sienta mejor.

Realizad paradas. Si el trayecto es muy largo, parad de forma periódica. Piensa que el mareo se pasa a los quince minutos de abandonar el vehículo, así que a tu hijo le sentará bien salir del vehículo, moverse… y empezar de cero.

Agárrate que vienen curvas. ¡Las enemigas de los mareos! Lo sabemos, las carreteras con curvas a veces son inevitables. Pero vete despacio y conduce sin movimientos brucos, tu pequeño te lo agradecerá enormemente.

Si los mareos son más frecuentes de lo que te gustaría y, a pesar de poner en práctica estos consejos no te sientes mejor, acude a tu médico o consulta al farmacéutico sobre los medicamentos aptos para cada caso.

¡Ojalá las próximas vacaciones estén solo llenas de buenos momentos!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.