Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Los beneficios de la miel para la salud. Mito y realidad

Blog

28 de febrero, 2018
0 comentarios

Los beneficios de la miel para la salud. Mito y realidad

Hablar de la miel es hablar de dulce, de producto natural, de alimento sano… Estas etiquetas, no siempre bien puestas, van vinculadas a propiedades curativas que están más cerca del mito que de la realidad. Para comenzar a entender los beneficios de la miel, hay que conocer el proceso mediante el cual llega hasta nuestros hogares. La miel cruda es de aspecto denso, similar a la cera, no es líquida, ni traslúcida. Es una miel que no se ha procesado y, por tanto, mantiene todas sus propiedades naturales.

Por otro lado, la mayoría de las veces, en los supermercados encontramos mieles ya procesadas o cocidas. Son mieles líquidas, transparentes y fáciles de manejar. Como tal el producto sigue siendo miel, pero debido a los procesos a los que ha sido sometida, ha perdido gran parte de sus beneficios. Hablaríamos de mieles refinadas.

Por lo tanto, a la hora de elegir miel, la recomendación será, siempre que se pueda, optar por miel cruda.

Aprendamos más sobre ella.

¿Son todas las mieles iguales?

No. Tanto el color como el sabor de la miel cruda depende de las flores de las que se hayan alimentado las abejas. De ahí que podamos encontrar, por ejemplo, mieles con denominación de origen como la Miel de La Alcarria o la de Villuercas-Ibores en Cáceres. Cada una de ella tiene unos matices propios del entorno donde se crea, pero con unas propiedades nutritivas comunes a todas ellas.

Y no, no conviene comparar la miel con el azúcar refinado o “de mesa” que usamos en casa dado que hablamos de distintos tipos de glucosas.

¿La miel previene enfermedades?

No. La miel cruda, como tal, no tiene propiedades preventivas respecto a enfermedades comunes. Sí es recomendable su consumo para aliviar las molestias de la tos, pero no lo podemos hacer extensivo a catarros, gripes, mucosidad u otras patologías.

Por tanto, en caso de tos, sí se recomienda consumir miel cruda. Para el resto de enfermedades, consulta con tu médico o farmacéutico, que te orientarán sobre el mejor tratamiento en cada caso.

Al margen de sus ventajas para calmar la tos, como explica el nutricionista Aitor Sánchez en esta entrevista, hay evidencia científica de que la miel tiene propiedades cicatrizantes. La aplicación de miel cruda sobre la piel ayuda a la regeneración más rápida del tejido dañado, gracias a la enzima glucosa oxidasa, propia de este alimento.

¿Podemos consumir toda la miel que deseemos?

No es recomendable. Merece la pena recordar que la miel es un alimento altamente calórico –al fin y al cabo, está compuesta por más de un 80% de azúcares- y, por tanto, engorda mucho.

Piensa que cada cucharada de miel que consumes es similar a una cucharada de azúcar. Por lo tanto, no debes abusar de ella, aunque en caso de duda, los nutricionistas recomiendan el uso de miel cruda como edulcorante, mejor que el azúcar refinado.

Si queréis saber más sobre los mitos y verdades de la miel dedicadle un ratito a este vídeo de la Boticaria García.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.