Logo Tiritas® Effect

Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > ¿Cómo empezar a cocinar con niños?

Blog

20 de octubre, 2017
0 comentarios

¿Cómo empezar a cocinar con niños?

Cocinar es una actividad ideal para hacer en familia, y un momento perfecto para aprender a ser responsables y autónomos, para poner en práctica el valor de colaborar en tareas de la casa, y para ejercitar habilidades como la concentración.

Cocinando los niños pueden descubrir el origen de los alimentos, nuevos ingredientes, olores y sabores, y lo más importante, disfrutarán enormemente con el resultado de combinarlos y cocinarlos para comer en familia. El resultado de su trabajo en la cocina, que puede verse reflejado en una deliciosa tarta o unas albóndigas, permitirá además desarrollar la autoestima de los pequeños cocineros, que con su esfuerzo han hecho disfrutar a toda la familia.

Aquí te ofrecemos algunos consejos para empezar a cocinar con niños.

Escoge recetas fáciles y adaptadas a su edad

Con la cocina los niños trabajan la motricidad fina, pero es necesario escoger recetas sencillas, dado que si les asignamos tareas que están por encima de sus capacidades, se aburrirán en seguida y perderán el interés. Los más pequeños de la casa pueden remover la harina, cortar la masa, decorar, dar forma a la carne para las albóndigas, o sellar empanadillas.

Los que ya son un poco más grandes podrán pelar y cortar ciertos alimentos, batir huevos, vigilar los tiempos de cocción o amasar y estirar una masa.

Prepara un entorno seguro y adapta el espacio para los más pequeños

Prepara el espacio para que puedan cocinar de forma segura: vigilando las fuentes de calor, y con todos los utensilios necesarios a mano. Evita el acceso de los más pequeños a las tijeras y cuchillos afilados; si es necesario que pelen o corten alimentos, usa pequeños cuchillos de untar sin filo o cuchillos de postre, y recuérdales que los cuchillos pueden usarlos solo bajo supervisión de un adulto.

Recurre a escalones o taburetes para que los más pequeños puedan trabajar cómodamente.

Aprovecha el momento para recordarles que no pueden tocar fuentes de calor, que se acerquen al horno con las manos en la espalda para evitar quemaduras, y que en la cocina tan importante es la destreza como el hecho de ser cuidadoso.

Involúcrales en todo el proceso

Hazles partícipes de todo el proceso, desde escribir la lista de alimentos que se necesitan para elaborar la receta, hasta a participar en la compra. Ir al mercado con niños es una oportunidad para que descubran alimentos y sus propiedades, y que aprendan a conocer y escoger la verdura y los alimentos de temporada en cada estación.

Pasito a pasito

Es importante tomarse el tiempo necesario y planificar. En toda receta es importante seguir unos pasos: pon números y orden en los ingredientes para que puedan seguirlos sin problemas.

Aprovecha la cocina para inculcarles hábitos de higiene como lavarse las manos antes de manipular alimentos o limpiar la comida derramada. E involúcrales en la tarea de recoger utensilios y desechos para que sean conscientes de la necesidad de mantener el orden y la limpieza.

Hazlo divertido

Los niños son curiosos por naturaleza y la cocina es una experiencia sensorial de sabores, olores, texturas. Déjales que toquen los alimentos, que los prueben y huelan, que se sorprendan al ver cómo una masa crece con la levadura.

Si cocinar a veces es accidentado, con niños puede ser una odisea, por lo que es importante armarse de paciencia y enfocarlo como un proceso creativo de experimentación y sobre todo, como algo divertido. No les regañes si la mitad del chocolate acaba en la ropa o si tiran alimentos por accidente, pero tampoco consientas que jueguen con la comida o se salten las normas. Aprovecha esos momentos para enseñarles la importancia del orden.

En la cocina, ten siempre a mano Tiritas® Medical Quemaduras, y sus Tiritas® infantiles preferidas para curar pequeños cortes.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.