Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Empezar a correr, paso a paso

Blog

8 de mayo, 2017
0 comentarios

Empezar a correr, paso a paso

Según la  Encuesta de hábitos deportivos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad más de tres millones de españoles salen a correr dos veces por semana, un deporte que cuenta con cada vez más adeptos en nuestro país. Para muchas personas que quieren dejar atrás la vida sedentaria e incorporar algo de actividad física a su rutina, “salir a correr” parece un deporte muy simple y asequible. Sin embargo, para practicar “running” con seguridad y eficiencia es necesaria una preparación sencilla pero indispensable.

Al iniciarse en el mundo del “running” es necesario evaluar nuestra capacidad física para evitar cualquier riesgo innecesario y planificar nuestro entrenamiento para adaptarlo a nuestras particularidades. Antes de lanzarnos a correr, es conveniente seguir estos pequeños pasos.

La puesta a punto

Estudio de la pisada

Los inicios del “runner” exigen una preparación muy cuidadosa de los pies, ya que son los que soportan la mayor parte del peso de la carrera. Para evitar posibles lesiones y prevenir la aparición de ampollas es imprescindible conocer los detalles de nuestro tipo de pisada, que también nos guiará a la hora de elegir la zapatilla adecuada. A este respecto, los podólogos deportivos desaconsejan los estudios de pisada que ofrecen las tiendas de material deportivo, ya que el personal no está cualificado para realizar un diagnóstico médico. Por tanto, es recomendable acudir primero a un especialista y posteriormente escoger el calzado.

Prueba de esfuerzo

Según datos del VI Estudio CinfaSalud, ocho de cada diez corredores españoles no se ha realizado nunca una prueba de esfuerzo. Sin embargo, los especialistas en medicina deportiva consideran que un chequeo médico con prueba de esfuerzo es imprescindible para poder detectar posibles lesiones o patologías previas y garantizar la seguridad de la práctica deportiva. Generalmente, este tipo de examen incluye una entrevista con el facultativo, un electrocardiograma, la toma de la tensión arterial, una espirometría y una prueba de esfuerzo en la cinta ergométrica. Los resultados permitirán adecuar el plan de entrenamiento a la capacidad de cada corredor y valorar su evolución.

El entrenamiento a tu ritmo

Una vez tenemos todos los datos para empezar a correr con seguridad, llega el momento de escoger el tipo de entrenamiento que se ajuste no solo a nuestras condiciones físicas, sino también a nuestro estilo de vida.

¿Por la mañana o por la noche?

No existe consenso sobre si es mejor salir a correr a primera hora o al finalizar el día. Por la mañana tenemos menos reservas, por lo que echaremos mano de la grasa y nuestro cuerpo aprenderá a ser más eficiente. Sin embargo, dado que las funciones vitales y nuestra temperatura son más bajas, tendremos que dedicar mucha más atención al calentamiento. Por el contrario, al final de la jornada hemos acumulado más reservas y la temperatura corporal es más alta, pero según un estudio de la investigadora Marta Garaulet de la Universidad de Murcia, el ejercicio nocturno podría afectar al ciclo de sueño. Tanto correr por la mañana como hacerlo por la noche tienen ventajas e inconvenientes, así que podemos elegir en función de nuestra disponibilidad.

¿En cinta o en el exterior?

Es muy distinto correr en la cinta del gimnasio, en pista o en terreno montañoso. Aunque tendemos a escoger la opción que tenemos más a mano, es importante valorar factores como la confortabilidad del terreno, la gestión del ritmo o el tipo de entrenamiento que deseemos realizar. Hay que tener en cuenta que la cinta ofrece un terreno muy regular, donde el riesgo de torceduras de tobillo es mucho menor. Además, nos permite controlar con más precisión el tiempo, la inclinación y el ritmo, por lo que podemos entrenar diferentes cadencias. Sin embargo, es precisamente esta medición exhaustiva y la regularidad de las condiciones lo que hace que la carrera en cinta tienda a ser más monótona que la que se hace en el exterior. Para evitar el aburrimiento y fortalecer el cuerpo, corredores experimentados recomiendan combinar entrenamientos interiores y exteriores en diferentes terrenos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.