Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Sencillos ejercicios mindfulness para dormir mejor

Blog

14 de marzo, 2017
0 comentarios

Sencillos ejercicios mindfulness para dormir mejor

Dormir poco o que el descanso sea de mala calidad afecta al estado de ánimo, a nuestro rendimiento laboral, y a cómo nos relacionamos. ¿Cómo mostrar empatía cuando nos sentimos agotados?

Mantener hábitos de vida saludables ayuda a dormir mejor, y la práctica de la meditación es uno de ellos. De hecho, recientemente la Universidad de California en un estudio realizado con el Mindful Awareness Research Center (MARC) demostró que la práctica del Mindfulness y la atención plena nos ayudan a dormir mejor. ¿Pero cómo?

Ejercicios de mindfulness para practicar antes de ir a dormir

  • Aprende a estar consciente sin emitir juicios. Observar nuestros pensamientos y sentimientos sin reaccionar a ellos es el primer paso para descansar mejor, y es un requisito necesario para relajarnos y conseguir dormir, según David S. Blac, del MARC.
  • Predisposición para la relajación. Prepara tu mente, y todo lo que la rodea, para entrar en un estado total de relax. Ayúdate de una luz tenue, mantén la habitación ordenada, deja preparadas las cosas que consideres necesarias para cerrar el día, apaga o silencia el móvil y evita las distracciones. Es hora de acostarnos y sentirnos bien con nosotros mismos y prestar atención solo a nuestro cuerpo y a nuestro descanso.
  • Centra tu atención en la respiración. Concentrarnos en nuestro propio cuerpo, cómo entra el aire lentamente, cómo lo expulsamos y cómo repetimos esta acción una y otra vez nos ayuda a centrar nuestra atención en un solo punto, y evitar pensar en temas que nos preocupen. Escucha cómo el ritmo de tu respiración se sosiega y tu cuerpo se relaja.
  • La unión de mente y cuerpo. ¡Pero paso a paso! Una vez que conseguimos que nuestra atención esté únicamente focalizada en la respiración, podremos repasar mentalmente cada parte de nuestro cuerpo, y visualizar cómo nos sentimos y qué sensaciones nos transmite cada centímetro de nuestra piel. Comienza de los pies a la cabeza, repasando cada miembro de forma ordenada, uno detrás de otro, hasta llegar a la cabeza ya en estado muy relajado.
  • Evita querer tener siempre el control de la situación. El objetivo del Mindfulness no es controlar nuestra vida, nuestras emociones o nuestro comportamiento, sino aceptar y conformarnos con las cosas que nos suceden sin desvirtuarlas, ni siquiera con el fin de reducir el malestar, el miedo o la tristeza. Cuando nos obsesionamos por dormir, generalmente, aumenta nuestra ansiedad y entramos en un círculo que alimenta el insomnio, lejos de resolverlo.

Practica esta rutina de forma continuada cada noche. No aprenderás las técnicas del Mindfulness de la noche a la mañana, será algo progresivo, pero ten paciencia, acabará siendo muy satisfactorio.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.