Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Educar en Salud. Hábitos saludables para inculcar a los niños

Blog

20 de septiembre, 2016
0 comentarios

Educar en Salud. Hábitos saludables para inculcar a los niños

educar-en-salud-tiritas

Hace unos meses nos levantábamos con el siguiente titular: ‘Uno de cada tres niños en España es obeso’. El aumento de la obesidad infantil en nuestro país, se debe fundamentalmente al sedentarismo, al cambio de hábitos nutricionales, al consumo de alimentos procesados y a la incorporación de la mujer al mercado laboral.

La educación, no solo a la hora de alimentarse sino en todos los ámbitos de la vida, es imprescindible para que los más pequeños entiendan los beneficios de adquirir hábitos positivos en su día a día. La educación para la salud, por tanto, resulta una herramienta básica para la prevención de determinadas enfermedades, así como para su curación y/o rehabilitación, además de ser un instrumento indiscutible para la creación de sociedades sanas.

7 hábitos saludables para educar a los niños en la salud

1. Mantener una buena higiene de manos. Un correcto lavado de manos evita la transmisión de enfermedades. Inculca este sencillo gesto en tus hijos al entrar y salir de casa; además, puedes acompañarlo con el uso de Sterillium® de HARTMANN siempre que los niños sean mayores de 3 años. También puedes mostrarles cuáles son las claves de un buen lavado de manos.

2. Llevar una buena alimentación. Mantener una dieta equilibrada, consumir cinco piezas de fruta y verdura al día y limitar las grasas saturadas, los azúcares o la sal, son cuestiones fundamentales para una buena alimentación. Una técnica efectiva para educar a tus hijos en los valores de una buena alimentación consiste en crear asociaciones positivas con los alimentos, es decir, muéstrales que es bueno ver siempre algo verde en la comida, que relacionen las frutas más dulces con momentos agradables o que, los frutos secos se conviertan en las nuevas chucherías.

3. Ser personas activas. La recomendación de una hora de ejercicio al día se extiende a toda la familia. Inculca a tus hijos prácticas deportivas, si no les obligas y les animas a que practiquen lo que más le guste, ayudarás a que el deporte se instaure en sus rutinas. Realiza actividades divertidas con tu familia como subir las escaleras contando, caminar siempre que sea posible, estirar mientras escucháis música divertida, etc. El deporte no siempre tiene que hacerse de forma consciente y es posible llevar una vida activa de forma natural.

4. Informar sobre los peligros del consumo de tabaco, alcohol y drogas. Explícales por qué son dañinos y, sobre todo, da ejemplo. Utiliza un lenguaje u otro dependiendo de la edad que tenga el niño, y apóyate en libros y material de divulgación para mostrarle de forma realista las consecuencias del abuso de este tipo de sustancias.

5. Orientar sobre educación sexual. No solo los centros educativos deben incorporar programas de información sexual para adolescentes, también es importante la información dentro de casa. La salud sexual no solo tiene como fin evitar embarazos, también es importante educarles para prevenir contagios y enfermedades de transmisión sexual; trata de evitar tabúes y explica las cosas desde un tono realista.

6. Transmitir amor por la naturaleza. Salid a la montaña, a la playa y al campo siempre que podáis. Inculcadles el respeto a la naturaleza, enseñadles a encontrar paz respirando una buena bocanada de aire fresco, mancharos de tierra, dejaros mojar por la lluvia, enamoraros de la forma de una piedra, buscad gigantes en las rocas, explícales la grandeza de las hormigas…

7. Expresar emociones. Invítales a expresar sus emociones y ayúdales a ponerles nombre. Promueve el diálogo, deja lugar para sus opiniones y tenlas en cuenta. Te recordamos un post donde dábamos algunos consejos de gimnasia emocional.

Educad a los niños y no será preciso castigar a los hombres. Pitágoras de Samos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.