Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > ¿Qué son los juanetes y cómo tratarlos?

Blog

26 de julio, 2016
0 comentarios

¿Qué son los juanetes y cómo tratarlos?

que-es-un-juanete-como-tratarlo-tiritas

Los juanetes son una de las deformidades más frecuentes del pie, sobretodo en mujeres. Su origen es generalmente genético, pero el hecho de tener un dedo gordo excesivamente largo junto con el uso de zapatos de tacón alto y muy estrechos de punta, favorecen su aparición.

Hay varios elementos que nos permiten identificar un juanete, aunque, generalmente, su existencia se diagnostica cuando el dedo gordo se desvía hacia fuera y puede llegar a colocarse debajo o encima del segundo dedo, lo que ocasiona deformidades del mismo. Lo que provoca más molestias es el callo o bursitis que se forma en el saliente óseo en el borde interno del pie, que en casos complicados puede llegar a provocar úlceras. Además de dolor, esta protuberancia ósea dificulta el hecho de calzarse y provoca rechazo estético.

¿Cómo paliar la molestia de los juanetes sin cirugía?

La solución definitiva para el problema de juanetes es la cirugía, pero también es importante seguir un tratamiento preventivo-higiénico que ayude a proteger la zona del juanete y aliviar el dolor. Algunos consejos en este sentido:

1.- Visita a tu podólogo

Es lo primero que debes hacer si comienzas a sufrir los síntomas anteriormente descritos. Él, como especialista, sabrá mejor que nadie qué hacer y estudiará tu caso particular recomendándote cómo cuidar los pies para reducir el dolor y la molestia del juanete.

2.-Utiliza el calzado adecuado

Son muchos los especialistas que consideran el mal ajuste de los zapatos como una causa de la aparición de juanetes. El calzado recomendado para reducir el dolor tiene estas características:

  • Anchos en la punta. Que no presionen los dedos.
  • De cuero. Además de dejar respirar el pie, se trata de un material que se amolda muy bien a la forma del pie de cada persona.
  • De suelas fuertes y flexibles.
  • Acolchado en su interior para que absorba la vibración de las pisadas.
  • De tacón medio o bajo.

3.- Masajes en la zona

Dar un masaje en la zona puede ayudar a mejorar la deformidad del dedo a la vez que relajas el músculo del pie. Para llevarlo a cabo deberás realizar presión mientras que  deslizas ambos pulgares de la mano, de la parte superior del pie hacia los dedos.

También puedes hacerlo flexionando el pie hacia arriba. Una vez localizado el tendón extensor del dedo gordo repite el masaje anteriormente descrito.

En ambos masajes se recomienda realizar un total de nueve repeticiones profundas.

4.- Cuidados en casa

Entre los más efectivos encontramos:

  • Usar aceite de lavanda. Aplícalo sobre el juanete y masajéalo todas las noches antes de irte a dormir.
  • Realizar un baño de pies con sal. Basta estar 20 minutos con los pies a remojo en agua tibia con unas cucharadas de sal.
  • Aplicar compresas de agua caliente sobre el juanete.

5.- Usa Tiritas® Pies Juanetes

Las Tiritas® Pies Juanetes están diseñadas para proteger los juanetes del roce del zapato y amortiguar la presión.

Los discos autoadhesivos de Tiritas® Pies Juanetes son transpirables. Su efecto acolchado previene la formación de heridas en la zona del juanete. Están diseñados para adaptarse de forma correcta al dedo gordo del pie, la zona habitual de aparición de los juanetes.

Esperamos que estos consejos ayuden a aliviar los síntomas del juanete (hallux valgus), aunque no olvides que en algunos casos la cirugía es inevitable para solucionar el problema. Según la intensidad de la deformidad, los diferentes elementos patológicos y las anomalías anatómicas, hay varias técnicas quirúrgicas. Consulta con tu podólogo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.