Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Nomofobia: adictos al móvil

Blog

29 de junio, 2016
4 comentarios

Nomofobia: adictos al móvil

nomofobia-adiccion-al-movil

España es el país europeo con mayor número de adolescentes adictos a Internet. El 21,3% de nuestros jóvenes está ‘enganchado’ a la Red, frente al 12,7% de media del resto de la UE. El abuso del móvil va mucho más allá de un hábito mal gestionado; estrés, ansiedad, agresividad o irritación, son algunas de las consecuencias del abuso del smartphone.

Para saber más acerca de la nomofobia o adicción al móvil, hablamos con la psicóloga Dolors Mas, especialista en terapia para adolescentes.

¿Cómo se genera dependencia del teléfono móvil?

Empieza a haber indicios de empleo inadecuado cuando el incremento del uso del móvil produce una interferencia grave en la vida cotidiana y el menor pierde interés por otras actividades, comienza a relegar las tareas escolares y a presentar absentismo de actividades extraescolares o sociales. Su vida empieza a girar en torno a las nuevas tecnologías. Como consecuencia, comienzan los conflictos del menor con los padres, y la negación por parte del primero de la existencia de un problema; al mismo tiempo que empiezan las mentiras y la manipulación para dedicar más tiempo al ordenador, la consola o el móvil.

De esta manera, el menor ya no usa el móvil o el ordenador para pasarlo bien sino para aliviar el malestar que le supone no utilizarlos.

¿Cuándo podemos hablar realmente de adicción y no de un hábito como tal?

Lo que caracteriza a la adicción es la pérdida de control y la dependencia. En un primer estadio, cuando aún no ha aparecido el problema, la conducta objeto en cuestión se lleva a cabo por el placer que proporciona realizarla; cuando se desarrolla la adicción, la persona necesita llevarla a cabo para aliviar el malestar que le provoca no hacerlo.

Otros signos pueden ser:

  • Deterioro del rendimiento escolar.
  • Negación de la adicción.
  • La adicción se convierte en el tema central de la vida del menor, desplazando otros intereses. Como una bola de nieve, la adicción va generando problemas en todas las parcelas de la vida: familiar, escolar, relacional, en la higiene personal, el sueño o la alimentación.
  • Un niño adicto al móvil se irá aislando de la familia y amigos, se volverá irascible, irritable y ansioso, especialmente, cuando se vea privado del dispositivo. Además, no aceptará el diálogo y se refugiará en el autoengaño, la negación de la realidad y la justificación de la necesidad de tener el móvil.

¿Cuáles son los efectos de la dependencia?

Pérdida de la percepción del tiempo y negligencia de motivaciones básicas, con alteración en los patrones del sueño y de la alimentación. Además, deterioro de las relaciones interpersonales así como de las relaciones afectivas con familiares o amigos.

¿Cómo iniciar a los niños el uso de dispositivos móviles?

Según un estudio realizado por la Fundación Telefónica (2009), el 29% de los niños entre 6 y 9 años declaraba tener un móvil propio, y entre 10 y 18 años el 83%.

El “Estudio sobre seguridad y privacidad en el uso de los servicios móviles por los menores españoles”, elaborado conjuntamente por INTECO y OrangeEspaña, cuyas conclusiones se presentaron en Mayo del 2010, analizaba el uso del móvil entre los 10 y 16 años, siendo sus conclusiones las siguientes:

  • Llamadas de voz (94’7%), llamadas perdidas (92’9%) y mensajes de texto (90’7%) era los usos más comunes.
  • Y escuchar música (71’4%) y los juegos (51’6%) los servicios más demandados.

A edades cada vez más tempranas piden a sus padres un móvil propio, y los padres se sienten presionados por los hijos, amigos y otros familiares. Para la mayoría de los niños tener un móvil es visto como una señal de pertenencia al grupo.

Es muy importante que los padres, antes de dar a su hijo un móvil, evalúen la conveniencia de hacerlo en función de la madurez y de la responsabilidad del menor.
Si finalmente consideran adecuado comprarlo, deben educar a sus hijos en el uso responsable del móvil, no sólo respecto al gasto, sino también en cuanto al uso de la cámara, la grabadora o las descargas de Internet. También es importante enseñarles la importancia de respetar la intimidad de las otras personas, y en qué momentos y/o lugares es adecuado su uso.

Otra práctica habitual – y que los padres deben enseñar a evitar – es llevarse el móvil cuando se van a la cama, haciendo llamadas perdidas o mandando whatsapps a sus amigos. Esto, además de provocar que el niño se duerma más tarde, puede alterar el ritmo de sueño.

Es muy importante limitar el tiempo de juego a no más de 20 horas a la semana, mediante un planning en el que se incluya el tiempo para juegos y para otros usos del móvil.

¿Cómo deben actuar los padres cuando sospechan que su hijo tiene adicción al móvil?

  • Observa el uso que tu hijo hace del móvil. De esta manera, se puede comprobar si el uso que tu hijo le da al teléfono es adecuado o excesivo.
  • Enséñale a utilizarlo sólo cuando sea necesario y si no hay ninguna otra posibilidad de comunicarse.
  • Pídele que sus conversaciones sean cortas, especialmente si está en casa.
  • Pon un límite de gasto mensual y de tiempo de uso máximo.
  • Dale a conocer las tarifas telefónicas para que se haga responsable del gasto. Es necesario que sepa lo que vale, así como los horarios de llamada más caros o de descargas, por ejemplo.
  • No le permitas superar los límites de tiempo o dinero que vosotros establezcáis. En el caso del gasto, es más fácil controlarlo: no se le deja recargar la tarjeta, por ejemplo.
  • Exígele que apague el móvil cuando no lo necesite o no pueda usarlo: mientras estudia, hace los deberes, en las comidas en familia – vosotros debéis dar ejemplo haciendo lo mismo a no ser que, por cuestiones laborales, sea imprescindible mantenerlo encendido.
  • Dialoga con tus hijos, favorece la comunicación positiva y la escucha activa.
  • Edúcales en la gestión inteligente del ocio y del tiempo libre.
  • Esfuérzate para que tus hijos encuentren en ti la confianza y el apoyo para contarte cualquier problema.
  • Si observas síntomas de agresividad verbal o física, busca la ayuda de un profesional.

¿Qué hacer para cambiar la tendencia? ¿Se puede reeducar en el uso del móvil?

Sí, se puede cambiar aunque será una tarea dificultosa. Recordemos que nuestro hijo se ha convertido en un ‘adicto’ al móvil, pero ¿qué podemos hacer?

  • Uso racional del móvil, evitando llamadas repetitivas, de aprobación o sin contenido.
  • Controlar el tiempo dedicado a cada llamada, evitar un excesivo consumo en el envío de mensajes y de aplicaciones innecesarias.
  • Educar en la gestión inteligente del ocio y del tiempo libre.
  • Ser breve, conciso y estructurado en las llamadas: el móvil es para establecer comunicaciones efectivas. Hay que evitar conversaciones prolongadas. Escribir una nota con los 3 o 4 puntos que deseamos tratar con el interlocutor suele ser efectivo. Mostrar a nuestros hijos esta metodología es un buen ejemplo.
  • Es recomendable contratar tarifas prepago.
  • Usar programas de control parental en los móviles con conexión a Internet.
  • Establecer normas claras para regular el uso del móvil. Hay que conseguir llegar a acuerdos y establecer un compromiso. Son de obligado cumplimiento y hay que imponer consecuencias (quedarse sin móvil, por ejemplo, durante días) en caso de incumplirlas.
  • Usar Whatsapp, Snapchat u otras aplicaciones de mensajería de una manera controlada. Ahorraremos recursos, evitaremos las conversaciones prolongadas, seremos menos invasivos y más concretos.
  • Desconectar o silenciar el móvil cuando sea necesario: no olvidemos las normas esenciales de etiqueta. Hablar bajo, no poner el móvil encima de la mesa, no estar mirándolo ni revisando mensajes mientras conversamos con otras personas… Expliquémoslas a nuestros hijos y demos ejemplo.
  • No emplear esta tecnología fraudulentamente. No burlarse de otra persona y no engañarle. No crear identidades falsas. No participar en conversaciones que hieran a otros. Establecer autocensura.
  • Mantenerse actualizado en las nuevas tecnologías, para que la llamada brecha digital no sea un obstáculo en la labor de interactuar y proteger a tus hijos.
  • Establecer un diálogo efectivo y continuado entre padres e hijos, siendo consecuente y dando ejemplo en la interacción con las nuevas tecnologías. Nuestros hijos deben encontrar en nosotros comunicación positiva y apoyo ante cualquier problema.

¿Qué efectos psicológicos puede producir la adicción al móvil? Ansiedad, estrés, ira, deseo de control …

En los niños, un uso excesivo del móvil produce múltiples desórdenes emocionales que conllevan diversos efectos psicológicos, entre los cuales se halla una elevada impulsividad, generadora de agresividad – tanto verbal como física -, irritabilidad, y estrés debido a diversos factores generadores como son:

  • En casa se produce una situación de aislamiento del resto de miembros de la familia. Esto se conoce como la cultura del dormitorio (Bedroom Culture) y se refiere al patrón de comportamiento de los jóvenes que se encierran en su habitación, a la que impiden o dificultan el acceso a sus padres y otros miembros de la familia, de manera que su dormitorio se convierte en su santuario donde pasan horas sin supervisión paterna. Esto provoca serios problemas de comunicación con el resto de la familia.
  • Familiar: el aislamiento del niño en su propia casa y la cantidad de horas que pasa utilizando el móvil le pueden llevar a serios problemas de relación con los padres y con el resto de la familia.
  • Escuela: empeora su rendimiento escolar y, en los casos en los que se permite llevar el móvil a clase, este se convierte en un claro elemento de distracción. Actualmente se están elaborando protocolos específicos sobre el uso del móvil en los colegios e IES durante el horario escolar.

Todo ellos son factores estresantes que, junto con la pérdida de horas de sueño y la alteración del patrón de alimentación, la baja tolerancia a la frustración y las discusiones continuas, acaban produciendo en el menor y en los adultos una elevada ansiedad.

¿A qué mecanismos o instituciones se puede recurrir para solicitar ayuda?

Depende de la CC.AA. en la cual resida el menor y su familia. Como marco general, podemos decir:

  • El sistema sanitario público de la CC.AA. pone a su disposición diversos recursos específicos para el tratamiento de adicciones, tanto drogodependencias, como adicción al juego o tecnológicas (Internet, móvil y videojuegos).
  • En lo que se refiere a la prevención, el recurso principal son las Unidades de Prevención Comunitaria (UPC). Se trata de un servicio municipal o comarcal cuyo ámbito de acción es escolar y comunitario. Facilita información, así como estrategias y pautas de acción para evitar o reducir las adicciones.
  • A partir de aquí y dependiendo de la CC.AA., existen unidades de conductas adictivas, aunque los niños suelen ser tratados en centros mentales infantojuveniles.
  • Si ya ha probado la red pública y no ha conseguido los resultados esperados, plantéese que existen profesionales como el psicólogo que les podrían ayudar con su hijo.

Si quieres medir tu grado de adicción a tu smartphone, la OCU desarrolló este test que te ayudará conocer si ha llegado el momento de tomar conciencia y actuar en tu uso cotidiano del móvil.

Comentarios

  1. Elba

    Muy bueno el articulo. Ojala lo lean todos los padres.

  2. Carmen N.F.

    Aunque difiero en algunos detalles la informacin es correcta y el artculo muy interesante, enhorabuena al redactor.
    Carmen N.F. http://comparativamoviles.yolasite.com/

  3. […] Entrevista en el blog de Tiritas®. Nomofobia: adictos al móvil […]

  4. fisioterapeutas a domicilio tenerife

    Gracias por compartir con todos nosotros toda esta practica información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por este blog.

    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.