Logo Tiritas® Effect

Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Qué hacer ante una reacción alérgica a un alimento

Blog

31 de mayo, 2016
0 comentarios

Qué hacer ante una reacción alérgica a un alimento

reaccion-alergica-de-un-alimento-tiritas

Las alergias alimentarias se han duplicado en la última década, con mayor prevalencia en niños que en adultos. Sin embargo, las alergias no son un hecho nuevo, ya Hipócrates hace 2.000 años hablaba de que la leche de vaca podía causar reacciones digestivas y urticaria.

El diagnóstico precoz puede ayudar en su tratamiento y a mejorar la calidad de vida de la persona alérgica, recordando siempre que el alérgico no es un enfermo. Además, su detección temprana puede evitar que las alergias deriven en otras complicaciones como el asma, la dermatitis atópica y la rinitis alérgica.

Hay que diferenciar entre alergias e intolerancias. La alergia es una reacción anómala del sistema inmunitario ante la ingestión, contacto o inhalación de alimentos o sustancias que son inofensivas para la mayoría de la gente. En las intolerancias, el organismo no puede asimilar correctamente un alimento o uno de sus componentes, pero no interviene el sistema inmune.
El diagnóstico, en cualquier caso, debe ser realizado por un médico especialista. Por ello, en caso de duda, acude a tu médico de cabecera o alergólogo, y nunca te automediques sin consultar antes a un médico o a tu farmacia de referencia.

Los alimentos alérgenos más comunes

El Instituto Internacional de las Ciencias de la Vida (ILSI) ha elaborado una lista de los alimentos alérgenos más comunes, ordenándolos en tres categorías:

  • Alérgenos ‘graves’: cacahuetes.
  • Alérgenos ‘fuertes’: cereales con gluten como la avena, el trigo, la cebada, el centeno, los mariscos (exceptuando los moluscos), los huevos, el pescado, la soja, las proteínas lácteas, otros frutos secos como las almendras, las avellanas, los pistachos, las nueces, los piñones, los anacardos, las castañas de Brasil, las nueces de macadamia, y las semillas de sésamo.
  • Alérgenos ‘leves’: el alforfón o trigo sarraceno, el apio, las frutas con hueso como los albaricoques, las cerezas, los melocotones y las ciruelas.

Los alimentos que más frecuentemente producen alergia en los niños son la leche de vaca, el huevo, los frutos secos, las legumbres, los cereales, el pescado y algunas frutas. El único tratamiento probado y eficaz en las alergias y las intolerancias alimentarias es excluir de la dieta de forma absoluta el alimento responsable.

Afortunadamente, entre un 80% y un 90% de niños superan estas alergias antes de los tres años. Las alergias a la leche y al huevo suelen desaparecer; las alergias a los frutos secos, a las legumbres, al pescado y al marisco pueden mantenerse toda la vida.

Cómo detectar un caso de alergia a alimentos

Los síntomas de una reacción alérgica varían en función del alérgico y del alimento, y normalmente aparecen desde los pocos minutos de la ingesta del alimento, y en ocasiones a la hora después de tomarlo.

Los síntomas más habituales de una reacción alérgica provocada por un alimento son:

  • Reacciones cutáneas. Se manifiestan en forma de picor, urticaria, hinchazón y deformidad de labios y párpados. En algunos casos necesitarán de medicación para su desaparición.
  • Problemas digestivos. Se incluyen en este grupo de síntomas el picor en la boca, los vómitos, la diarrea y el dolor abdominal.
  • Molestias en la garganta. Ronquera, picores, dificultad para tragar, mucosidad, estornudos…
  • Dificultad respiratoria. Tos espasmódica, repetitiva, opresión o dolor en tórax.
  • Circulatorios y de afectación general. Los cuadros de mareo, taquicardia, pulso débil y desmayo son calificados como muy graves y suponen un riesgo vital que pueden derivar en anafilaxia, la qual puede ser mortal. Su tratamiento ha de ser de máxima urgencia y requiere de atención médica inmediata.

Qué hacer en caso de una reacción alérgica

En el momento en el que el médico diagnostica la alergia al paciente, éste debe comunicarlo a sus familiares, a su entorno más cercano, y en el trabajo o escuela, con el fin de recibir la ayuda adecuada en caso de reacción alérgica aguda. En el caso de menores, sus padres deberán informar al centro escolar acompañándolo con el historial para prevenir posibles reacciones por falta de conocimiento de la situación.

El alimento o sustancias que producen la alergia han de ser retirados de la dieta del paciente y conviene que, a partir de ese momento, éste aprenda a identificar en qué productos elaborados o industriales se encuentran los elementos alérgenos para evitar su consumo.

Por tanto, la labor de lectura de etiquetados y conocimiento de qué ingredientes se ingieren cuando se come fuera de casa es prioritaria.

¿Cómo actuar ante la reacción alérgica?

Si la reacción alérgica se produce de forma inesperada, normalmente se manifiesta inicialmente de forma cutánea, con rojeces o hinchazón alrededor de los labios. Si en cuestión de minutos observamos que la persona presenta otros síntomas, hinchazón en ojos o lengua, dificultad para respirar, tos, etc., hay que acudir de forma urgente a un centro de salud o hospitalario.

En caso de que la alergia ya esté diagnosticada, el paciente ha de tomar el antihistamínico que le haya recetado su médico y ver la evolución. Si los síntomas no remiten, se recomienda acudir a urgencias.

En casos de síntomas graves como asfixia o anafilaxia habría que recurrir a la adrenalina, que se aplica en forma inyectable. Una vez realizada la inyección, hay que acudir a urgencias de forma inmediata. El grupo de riesgo susceptible de padecer algún síntoma agudo (aunque no es lo habitual) son los pacientes con alergias a cacahuetes, frutos secos, mariscos y pescado.

Ante cualquier duda o reacción desconocida, acude a tu centro de salud más cercano o a urgencias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.