Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > ¿Qué es la conjuntivitis? Todo lo que debes saber

Blog

24 de mayo, 2016
0 comentarios

¿Qué es la conjuntivitis? Todo lo que debes saber

tiritas-conjuntivitis

Los ojos rojos, las secreciones oculares, el picor o las legañas espesas son los síntomas frecuentes de la conjuntivitis. Es una dolencia muy común que puede afectar a cualquier edad y que generalmente se cura sola, aunque puede complicarse si no se trata adecuadamente.

¿Qué puede causar una conjuntivitis?

La conjuntivitis se produce por la inflamación o infección de la conjuntiva, que es la membrana que cubre el ojo y el interior del párpado. Generalmente está provocada por virus, bacterias o una alergia, aunque también puede deberse a otras causas como la sensibilidad a ciertos productos químicos o la exposición a sustancias irritantes:

  • La conjuntivitis alérgica se origina cuando los ojos están expuestos a una sustancia que nos produce alergia. Los alérgenos más comunes son el polen, los ácaros del polvo, los hongos o los epitelios (descamación) de animales.
  • La conjuntivitis infecciosa aparece por la infección de un virus o bacteria.
  • La conjuntivitis irritativa está causada por una irritación del ojo ante la contaminación, el polvo, unas lentillas sucias, productos químicos, determinados cosméticos, cloro, disolventes, pinturas u otros elementos del ambiente.

Los síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis son los ojos llorosos y rojos, las secreciones y el escozor ocular, aunque hay síntomas específicos en función de la causa que la origina. Por ejemplo, la conjuntivitis alérgica puede venir acompañada de otros síntomas de la alergia como los estornudos, el asma o la dermatitis. Si la conjuntivitis es bacteriana, el ojo puede segregar mucosas amarillas o verdosas.

Cuando la conjuntivitis se complica puede producir hinchazón del ojo, dolor al abrir los párpados, intolerancia a la luz o la sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo.

Tratamiento de la conjuntivitis

El tratamiento de la conjuntivitis varía en función de su origen, es el oftalmólogo o el médico de cabecera quien debe aconsejar el tratamiento adecuado para cada caso. De todas maneras, existen cuidados generales que pueden ayudar a controlar los síntomas y a prevenir complicaciones:

  • Antes de tocar los ojos, lávate bien las manos y utiliza un antiséptico de manos como Sterillium®.
  • Limpia los ojos, eliminando la mucosidad o el pus de los párpados con una gasa Medicomp® de HARTMANN® empapada en suero fisiológico Lusan®.
  • Si tu médico te ha recetado colirios, pomadas antibióticas o gotas oftálmicas, has de aplicarlos siempre con el ojo limpio. Con mucha suavidad, mueve el párpado inferior hacia abajo y pon el colirio, pomada o gel antibiótico recetados entre el párpado y el ojo. Evita que el cuentagotas o el tubo de la pomada entre en contacto con el ojo. Ante cualquier duda a la hora de aplicar un medicamento o solución oftálmica, consulta a tu farmacéutico.

Cómo evitar el contagio si la conjuntivitis es infecciosa

Cuando la conjuntivitis es infecciosa, se puede contagiar de persona a persona por contacto directo, al tocar objetos que previamente ha tocado una persona infectada (un pañuelo o toalla, un juguete…). También se puede contagiar a través de tos y estornudos.

Algunas recomendaciones para evitar el contagio:

  • Lavarse las manos frecuentemente, especialmente después de aplicar el tratamiento en los ojos, y utilizar Sterillium®.
  • Evitar frotarse los ojos. Si no has podido evitar tocarte el ojo, lávate las manos a continuación.
  • Es necesario mantener las toallas de la persona con conjuntivitis separadas del resto de las toallas de la familia, y cambiarlas con frecuencia hasta que los síntomas de conjuntivitis hayan desaparecido.
  • No compartir cosméticos, servilletas, pañuelos o trapos.

Cómo prevenir la conjuntivitis alérgica

La mejor prevención contra la conjuntivitis alérgica es evitar la exposición al alérgeno (polen, ácaros, etc.).
Además, se pueden mantener otras medidas de higiene:

  • Mantener limpios los espacios cerrados.
  • Usar colchones y ropa de cama sintéticos para evitar los ácaros. También es importante cambiar la ropa de cama con frecuencia.
  • Evitar tener en casa lo que puede acumular polvo: alfombras, moquetas, cortinas, etc.
  • Evitar el contacto con los animales domésticos.
  • Si usas lentes de contacto, límpialas adecuadamente y de forma regular.
  • Lavar regularmente los ojos con Lusan® suero fisiológico

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.