Logo Tiritas® Effect

Tiritas® EFFECT, la gama de apósitos hidrocoloides. Las propiedades oclusivas y amortiguadoras del material hidrocoloide, permiten aliviar la fricción y la presión gracias a su efecto acolchado, y favoreciendo la curación de heridas en un entorno húmedo.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL, es la gama de Tiritas® para necesidades específicas; las quemaduras y el tratamiento de cicatrices una vez la herida está cerrada.

Inicio > Blog > Salud emocional. Gimnasia emocional

Blog

3 de mayo, 2016
1 comentario

Salud emocional. Gimnasia emocional

salud-emocional-gimnasia-emocional-tiritas

Mens sana in corpore sano es una cita de la Grecia Clásica. Una civilización que se dedicó con devoción al deporte; tanto, que la práctica deportiva impregnaba su cultura, su arte, su vida diaria, e incluso su religiosidad y su política.

El sentido original de la frase apelaba a la necesidad de orar para mantener un espíritu equilibrado en un cuerpo equilibrado. No es el mismo sentido con el que la utilizamos en nuestros días: «una mente sana en un cuerpo sano».

Hoy en día cobra una dimensión que tiene más que ver con el bienestar general y con el equilibrio entre la salud física y emocional, que con la religiosidad. Nadie duda ya de la importancia de acudir a revisiones médicas de forma periódica, de los beneficios del masaje y de las visitas al balneario, pero ¿podemos cuidar también de nuestras emociones? ¿Podemos entrenarlas para sentirnos mejor con nosotros mismos?

Pixar-Disney enfoca de forma amena el papel de las emociones en su última película Inside Out. Unos dibujos animados para todos los públicos orientados a explicar los mecanismos de nuestra mente en torno a las emociones: cómo surgen y para qué sirven la alegría, la ira, la tristeza, el miedo, el asco… ¡todo empieza cuando nacemos!

José Luis Bimbela en su obra Gimnasia emocional también insiste en que no hay control físico sin entrenamiento mental, y las emociones positivas se pueden promover a través de prácticas que debemos introducir en nuestra rutina.

Uno de los argumentos clave del libro está en resaltar que si no modificamos los componentes psicoemocionales de nuestra salud, la mejora física que consigamos con nuestra rutina deportiva, con sesiones de masajes, reiki u otras terapias alternativas de relajación, seguramente será sólo una mejora momentánea.

Bimbela en el libro presenta una serie de tablas de ejercicios dirigidos a entrenar la salud emocional. Las tablas de gimnasia emocional se complementan con repeticiones cotidianas de hábitos saludables que nos permiten liberar la mente de pensamientos tóxicos. Estas buenas prácticas incluyen:

  • Ejercicio físico varias veces por semana.
  • Cuidado de la dieta y la alimentación.
  • Aprendizaje de cosas nuevas.
  • Tener hobbies y salir de la rutina. ¡En el blog de Tiritas® te damos muchas ideas saludables para practicar en familia!
  • Descansar de forma adecuada.
  • Evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas.

A qué ayuda la gimnasia emocional

  • A desarrollar las emociones, a comprenderlas y a aceptarlas.
  • A mejorar la empatía.
  • A expresar y trabajar las emociones reprimidas, y a canalizar las emociones negativas.
  • A aumentar el nivel de espontaneidad y la capacidad de dar soluciones creativas.
  • A aprender a disfrutar del trabajo en grupo y de la compañía de otras personas.
  • A desarrollar el autoconocimiento y la autoaceptación.

Inteligencia emocional y gimnasia emocional

La inteligencia emocional y la gimnasia emocional se retroalimentan. Gestionar las emociones no es un ejercicio sencillo, por eso es importante tener claros los conceptos que nos ayudarán a entender el porqué de nuestro comportamiento y qué podemos inculcar en los más pequeños. ¡La inteligencia emocional se puede aprender!

  • Manejar las emociones no implica que no vayamos a sentir emociones negativas.
  • Las emociones son naturales y no debemos negarlas.
  • Para que la gimnasia emocional funcione de manera efectiva, hemos de aprender a identificar nuestras fortalezas y debilidades.
  • Es muy importante tener tiempo para nosotros mismos.
  • Debemos ser positivos.

Cómo practicar la gimnasia emocional

Podemos modular nuestra postura, expresiones y hábitos para forzar un cambio en nuestro estado emocional y lograr el objetivo buscado.

Las emociones nos afectan tanto psíquica como físicamente pues hacen que nuestros músculos se contraigan y se bloqueen nuestras articulaciones.

Cuando las contracciones musculares se repiten con mucha frecuencia, se acumula en nuestro cuerpo gran cantidad de tensión y rigidez. La gimnasia emocional nos ayuda, mediante distintos ejercicios y técnicas, a fortalecernos emocionalmente, a aumentar nuestra autoestima y, sobre todo, a que las frustraciones no controlen nuestro estado físico y anímico. ¿Cómo lo conseguimos? Con ejercicios como estos:

Expresión facial. Favorecer la sonrisa natural. Los músculos se relajan y nuestro entorno también se comunica con nosotros de forma más distendida.

Estiramientos. Existen tablas que podemos practicar en yoga, Pilates, … y deportes que nos ayudan en la corrección de posturas y en la relajación de zonas cargadas como la espalda.

Respiración. Aprender a controlar la respiración nos hace ser conscientes de cada momento y dirigir los momentos de estrés y ansiedad. Ya hablamos de ello en nuestro artículo sobre el Mindfulness.

Cerramos con una cita del libro Gimnasia Emocional que os puede servir de mantra para afrontar una nueva etapa:

“Una vida más tarde comprenderemos
que en la vida perdimos sólo por miedo”
Juan Pablo Silvestre

¿Ya estás decidido a cambiar tu rutina y a mejorar tu estado de ánimo con gimnasia emocional? Cuéntanos por dónde vas a empezar.

Comentarios

  1. Chiqui

    Voy a leerlo y ponerlo en práctica

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.