Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Cambio de estación… y de calzado: cómo evitar las rozaduras y las heridas en los pies

Blog

10 de febrero, 2016
0 comentarios

Cambio de estación… y de calzado: cómo evitar las rozaduras y las heridas en los pies

cambio de estacion y de calzado - tiritas

Cada vez que cambiamos de temporada, recuperamos zapatos que hace tiempo que no nos ponemos, con el consecuente miedo a que aparezcan las ampollas por el cambio de calzado de temporada. Con la llegada del invierno, estamos en pleno proceso de cambio de zapatos: Damos la bienvenida a las botas, al calzado pesado, y nuestros pies se han de acostumbrar al clima frío y húmedo.

Para evitar las rozaduras, las dolorosas ampollas, y otras heridas en los pies provocadas por el cambio de estación, existen pequeños consejos que es recomendable seguir:

Cómo prevenir las rozaduras y ampollas causadas por los zapatos

  • Realiza un cambio progresivo de calzado. Es mejor que poco a poco vayas pasando del calzado de otoño al de invierno, que hacerlo de golpe. Así darás tiempo a tus pies y piel a que se acostumbren a la nueva situación. Evita hacer el cambio días que sabes que vas a caminar mucho o en los que harás un sobreesfuerzo.
  • La importancia de la talla correcta. El número de los zapatos y deportivas que compras puede variar en función de marcas. Asegúrate de que el modelo que adquieres es el perfecto para ti. Es normal que tengas un pie ligeramente más pequeño que el otro. Para compensar esa diferencia y evitar roces en los talones o la planta del pie, puedes usar plantillas o medias plantillas.
  • Usa calzado de buena calidad. Los zapatos de piel y los que permiten la transpiración te ayudarán en el cuidado de la piel. Lo mismo ocurre con los calcetines, siempre mejor si son de algodón o fibras naturales y que no se deslicen mientras caminas.
  • Aplica crema hidratante o vaselina en los pies. Se recomienda usarla en el propio calzado, si es nuevo, y en la piel de los pies.
  • Lleva Tiritas® EFFECT Ampollas contigo. Nunca está de más llevar en el bolso o en el coche, los apósitos hidrocoloides de Tiritas® EFFECT Ampollas (antes DermaActive® Ampollas). Puedes elegir entre soluciones para ampollas en talones, ampollas pequeñas y XL, que incorporan la tecnología twin-tec con efecto acolchado.
cambio de calzado - tiritas

Cómo curar las heridas y rozaduras si ya te han hecho daño los zapatos

  • Lávate las manos antes de tocar la ampolla o herida. Para una completa higiene de manos puedes utilizar Sterillium® Gel de HARTMANN.
  • Limpia bien la rozadura o ampolla, y sus alrededores. Si tienes una farmacia cerca, te recomendamos que lo hagas con suero fisiológico Lusan® y gasas estériles.
  • Seca posteriormente la ampolla o rozadura con gasas nuevas.
  • Coloca el apósito Tiritas® EFFECT Ampollas (antes DermaActive® Ampollas). Si lo frotas con las manos antes de pegarlo, conseguirás una mejor fijación.
  • Deja el apósito en la zona herida hasta que se caiga por sí solo.
  • Si la ampolla ya está perforada, sigue el proceso anterior asegurando su completa desinfección y que no queden restos de líquido en su interior. Los hidrocoloides de Tiritas® EFFECT se han de colocar cuando la ampolla no tenga líquido dentro.
  • Si la ampolla no está perforada, ocupa menos de un centímetro y la piel que la cubre es gruesa, la recomendación es no explotarla. Si es más grande de un centímetro, deberemos vaciar el líquido que contiene en su interior y retirar la piel que la recubre. Para aplicar esta técnica, necesitaremos material estéril (pinzas, tijeras…) por lo que es recomendable acudir a un centro de salud para que se encarguen del proceso y nos informen del mejor tratamiento a seguir para sus cuidados posteriores.

En el caso de que tengas heridas en los pies muy a menudo e incluso algunas de ellas acumulen sangre o consideres que las ampollas son grandes y curan con dificultad, es recomendable que visites a un podólogo para que te asesore personalmente de los mejores tratamientos para tu caso. Asimismo, es conveniente cuidar de los pies durante todo el año, ya que unos pies sanos resistirán mejor los embistes del clima y del calzado.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.