Logo Tiritas® Effect

Tiritas® EFFECT, la gama de apósitos hidrocoloides. Las propiedades oclusivas y amortiguadoras del material hidrocoloide, permiten aliviar la fricción y la presión gracias a su efecto acolchado, y favoreciendo la curación de heridas en un entorno húmedo.

Logo Tiritas® Medical

Tiritas® MEDICAL, es la gama de Tiritas® para necesidades específicas; las quemaduras y el tratamiento de cicatrices una vez la herida está cerrada.

Inicio > Blog > Protege tu piel en la nieve

Blog

11 de enero, 2016
0 comentarios

Protege tu piel en la nieve

Esquiar con niños - Tiritas

Un día en la nieve es sinónimo de diversión en familia. Pero es muy importante proteger la piel, ya que las radiaciones solares se potencian al reflejarse en la nieve y pueden producir quemaduras.

Correr por la nieve, construir muñecos, tirarse bolas de nieve, deslizarse en trineo o esquiar… Un día en la nieve es una oportunidad para divertirse y hacer ejercicio en familia. Pero también implica un riesgo para la piel: las bajas temperaturas deshidratan la piel, sensibilizan la epidermis, y la vuelven vulnerable ante las agresiones solares.

El sol en la alta montaña es muy fuerte. Allí, la capa atmosférica es menor y filtra peor los rayos UVA causantes de las quemaduras. Por otro lado, las radiaciones solares se potencian al reflejarse en la nieve. Los niños son especialmente vulnerables porque su piel es más sensible y se exponen más.

Si estás planeando tu visita a la nieve, ten en cuenta una serie de cuidados y precauciones para proteger tu piel y la de toda la familia

Usa protector solar en el contorno de ojos, párpados, frente, pómulos, labios y cuello. Son las zonas más sensibles y expuestas, y requieren cuidados especiales.
No vale cualquier crema, sino una buena crema protectora de radiaciones ultravioletas UV-B y UV-A y con un índice de protección por encima de 30. Es importante aplicar la crema media hora antes de llegar a la nieve y renovar la aplicación cada dos horas.
El protector debe usarse incluso en días nublados. Debéis tener en cuenta que a través de las nubes se filtra el 85% de las radiaciones UV. Y en una montaña nevada pueden llegar a ser más intensas.
Os recomendamos pedir consejo en vuestra farmacia, allí os indicarán qué cremas protectoras son las más convenientes.

Protege tus ojos. Los rayos del sol se reflejan en la nieve y producen un impacto muy fuerte en la alta montaña: las gafas de sol o una gorra son imprescindibles, aunque vayáis a estar muy poco tiempo. La exposición excesiva al sol puede afectar a la córnea y, a la larga, puede provocar lesiones oculares. Para cuidar los ojos no sirve cualquier gafa oscura. Hacen falta unas que filtren los rayos y cumplan su cometido correctamente. Lo recomendable es asesorarse previamente y comprarlas en una buena óptica o farmacia.

Evita la exposición prolongada en determinadas horas. El factor horario también juega un papel importante: se debe evitar la exposición prolongada al sol entre las 11 y las 15 horas.
El agua, el frío, el viento y los rayos del sol son una combinación peligrosa en la montaña si no se toman precauciones antes de salir a la nieve. Si a pesar de todo notáis irritación o tirantez en la piel, es aconsejable que en casa apliquéis una crema balsámica aftersun varias veces al día.

niños jugando en la nieve - Tiritas

 

Para los más pequeños os recomendamos Pupo-Gel, es un gel calmante e hidratante que contiene Aloe Vera, manteca de karité con acción regeneradora, y hamamelis para calmar la piel. Su envase es muy práctico, cabe en cualquier bolsillo. ¡Y no olvides meter una cajita de Tiritas® en la mochila, siempre son útiles para primeros auxilios en pequeños cortes o rozaduras.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.