Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > La importancia del desayuno en los niños

Blog

4 de noviembre, 2015
0 comentarios

La importancia del desayuno en los niños

Imagen de una niña bebiendo de una taza

Es de sobra conocido que el desayuno es la comida más importante del día. Aun así, muchos niños se van al colegio sin haber obtenido las calorías necesarias. En esta primera comida, deben ingerir lo suficiente como para obtener el 25 % de las necesidades calóricas diarias; por ello es tan importante.

La falta de concentración, el cansancio y el bajo rendimiento mental y físico son las consecuencias de no consumir un buen desayuno. Después de las horas de sueño el cuerpo requiere alimentos de los que obtener energía y así estar preparado para afrontar todas las actividades que tiene por delante. Si no tiene de dónde sacar esta energía, acaba usando las reservas, pero no podrá funcionar a pleno rendimiento.

El desayuno perfecto

El desayuno ideal para un niño está compuesto por:

  • Lácteos: leche, yogur, queso…
  • Fruta: pueden tomar cualquier fruta natural o zumo.
  • Hidratos de carbono: tostadas, cereales, galletas…
  • Grasas: la más recomendable es el aceite de oliva, pero también se englobaría aquí la mantequilla o la margarina.
  • También pueden tomar algún tipo de embutido con pocas grasas o mermelada.

Si el desayuno que les das a tus hijos tiene al menos tres de estos grupos de alimentos, puedes estar tranquila, porque sin duda están obteniendo toda la energía que necesitan para afrontar el día a día.

Niños que no desayunan

En la adolescencia es muy común que las prisas y la necesidad de ganar unos cuantos minutos de sueño hagan que el desayuno pase a un segundo plano y que acaben comiendo cualquier cosa o nada en absoluto.

En otras ocasiones es la falta de sensación de hambre la que sacrifica el desayuno y lo pospone hasta la hora del recreo, cuando algunos niños prefieren almorzar mientras juegan con sus compañeros.

Otra situación en la que el desayuno de nuevo pasa al olvido es el caso de los adolescentes que desean bajar de peso. Es necesario prestar especial atención a estos casos, no solo por evitar que se pierda esa rutina de la buena alimentación por la mañana, sino también para detectar un posible trastorno alimenticio.

Por dónde empezar

Si quieres que tus hijos desayunen, y además que lo hagan bien, has de saber que tú también tienes que hacerlo. Dándoles ejemplo es como conseguirás crear en ellos un hábito saludable que incorporarán a su rutina y a su vida.

La clave es conseguir que se levanten con tiempo suficiente para dedicar unos 15 minutos a sentarse y tomar su desayuno. Quizá te sirva dejar algunas cosas ya preparadas la noche anterior.

Si hasta ahora no tenían costumbre de realizar un desayuno completo, es probable que te cueste que coman todo lo que su cuerpo necesita. Empieza animándoles a que tomen al menos una parte: quizá una tostada con mermelada o un poco de embutido, unos cereales o un yogur con fruta. Con el tiempo el hábito se irá consolidando y podrás introducir nuevos elementos que completen esta comida.

Una buena alimentación, sobre todo en la infancia y la adolescencia, es fundamental para garantizar el crecimiento y una buena salud. Un desayuno completo y equilibrado es la mejor forma de comenzar el día.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.