Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Celos ante la llegada de un hermano

Blog

3 de septiembre, 2015
0 comentarios

Celos ante la llegada de un hermano

Una niña abraza a un bebé

La llegada de un hijo siempre es motivo de alegría para un hogar, pero a veces los hermanitos de ese bebé recién llegado no lo ven igual. Un nuevo hijo, nieto o sobrino significa, para el que ya estaba, que de algún modo ha perdido su hegemonía. Ante la llegada de ese bebé que acapara ahora todas las miradas de los adultos, suelen aparecer los famosos celos de hermano mayor.

 

Algunas de las conductas que suele mostrar un niño celoso son:

  • Llora y expresa infelicidad.
  • Presenta cambios de humor sin motivo aparente.
  • Resurgen conductas ya pasadas para llamar la atención, como hacerse pipí en la cama, querer dormir con los papás, no querer comer o pedir el chupete.
  • Vuelve a usar gestos y expresiones más infantiles e inmaduras.
  • Es incapaz de cumplir normas u órdenes de adultos.
  • Dice “no” a todo y culpa a otros de sus acciones.
  • En algunas ocasiones, y para contrarrestar los celos que siente, intenta proteger en exceso a su hermanito.
  • Muestra mayor interés por las cosas materiales y las pide como muestra de amor paternal.

 

¿Qué puedes hacer ante estos comportamientos? A continuación te damos algunas orientaciones para que sepas cómo minimizar estas conductas provocadas por los celos:

  • Evita establecer privilegios y comparaciones entre hermanos.
  • No exijas excesivamente a tu hijo mayor ni le des demasiada responsabilidad en el cuidado del pequeño.
  • Intenta no transmitir el mensaje de “tú ya eres mayor”. Aunque sea el hermano mayor, sigue siendo un niño; permítele seguir siendo pequeño.
  • No niegues la evidencia de los celos argumentando que “los niños grandes y buenos no tienen celos”. Con esto podrías estar limitando la capacidad de tu hijo mayor para expresar sus sentimientos de frustración y sufrimiento.
  • Cuando tu hijo mayor manifieste sus celos, no le riñas, le culpes o le ridiculices, ya que esto podría generarle sentimientos de inseguridad.
  • Comparte con él tu ilusión desde el momento en el que sabes que serás mamá de nuevo.
  • Intenta sacar algo de tiempo para jugar y pasar el rato con cada uno de tus hijos de manera individual.
  • Las peleas y desencuentros entre hermanos son normales y debes aceptarlo con naturalidad. Intenta no intervenir sistemáticamente ni culpabilizar siempre al mismo hijo.
  • Cuando los celos sean evidentes, siéntate con tu peque y habla con él tranquilamente de sus miedos e inquietudes; de esta manera conseguirás que se abra y se sienta más seguro y comprendido.

 

Como ves, se trata de pequeñas cosas pero que pueden servir para que tu hijo mayor no se sienta destronado. Con el amor y el cariño que ya llevas tú de serie, ¡lo tienes superado!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.