Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Los cambios de rutinas en vacaciones

Blog

4 de agosto, 2015
0 comentarios

Los cambios de rutinas en vacaciones

imagen de unos niños jugando en la playa

El verano siempre supone un cambio en las rutinas de los niños. No hace falta hacer un gran viaje; estéis donde estéis, los horarios y las costumbres de toda la familia varían y los más pequeños lo notan más que nadie. Es importante saber actuar en estos momentos para apreciar si tu hijo se está adaptando bien a los cambios. Te damos algunas pautas para que todo vaya sobre ruedas:

 

  • Mantén algunos hábitos. No es aconsejable cambiar drásticamente la rutina de tu pequeño, con el fin de que siga sintiéndose seguro. Intenta mantener alguna constante diaria que le transfiera la calma y la seguridad que necesita para sobrellevar el resto de los cambios que está experimentando.
  • Compréndele y sé paciente con las rabietas. El cambio de entorno y de horarios, el calor, y la falta o el exceso de sueño hacen que los niños estén más irritables, por lo que las rabietas son muy habituales. Mantén la calma y entiende que es su forma de expresar que no está cómodo y que necesita esas pautas que hasta hace nada regían su día a día.
  • La importancia del sueño. Cuando un niño no descansa bien, está mucho más irascible y malhumorado, algo que influirá también en su apetito. Evidentemente, no mantendrás los mismos horarios que en invierno, así que, aunque no le levantes a la misma hora, al menos sí intenta que duerma la misma cantidad de horas. Adapta las actividades familiares para que pueda dormir la siesta y así recargar la energía necesaria que le permitirá seguir jugando toda la tarde.
  • Las comidas en vacaciones. Intenta respetar sus horarios de comidas en la medida de lo posible y verás como come mejor. Refréscale antes de comer, ya que el calor puede hacer que desaparezca su apetito. Deja que coma a su ritmo y ofrécele fruta fresca entre horas.
  • En vacaciones pueden nacer nuevas rutinas. El tiempo libre que tienes en verano puede ser el momento perfecto para enseñarle nuevas rutinas y tareas. Teniendo en cuenta las limitaciones de cada edad, piensa en algo que pueda aprender de cara al nuevo curso. Quizá pueda ayudarte poniendo la mesa a la hora de comer o haciendo su camita.
  • Algo de ejercicio físico en familia. Las opciones para ejercitarse se multiplican durante la época estival, así que aprovecha el buen tiempo y nada con él en la piscina o en la playa, salid a pasear en familia o practicad juntos algún deporte.

 

Como ves, si te ajustas a unas sencillas pautas, puedes mantener a tu hijo dentro de esa zona de seguridad que necesita sin tener que renunciar a las vacaciones y a los momentos especiales en familia. ¡Seguro que este verano salís en todas las fotos con una sonrisa de oreja a oreja!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.