Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Potenciar la autoestima de los adolescentes

Blog

10 de junio, 2015
0 comentarios

Potenciar la autoestima de los adolescentes

fotografía de adolescentes

Los niños no prestan demasiada atención a su apariencia durante la infancia, pero con la llegada de la adolescencia la imagen corporal pasa a un primer plano y necesitan la aprobación de los demás para sentirse bien. Las opiniones positivas de su entorno contribuirán a reforzar la autoestima del adolescente y a mejorar su concepto de sí mismo, por lo que es importante que los padres comprendamos estas nuevas preocupaciones. La construcción de una buena autoestima es un largo proceso que comienza durante la adolescencia y continúa en la edad adulta. Las personas con una buena autoestima rinden mucho mejor en todo aquello que hacen y tienen más facilidad para comunicarse y establecer relaciones sociales sanas.

¿Qué le está pasando?

El adolescente debe hacer frente el que ya no es exactamente el que era antes, no sabe aún quien será, que pierde y gana en el proceso. Los cambios corporales confrontan de forma inevitable un hecho: el paso del tiempo como fenómeno hasta ese momento considerado como realidad, ahora se impone. Dentro de sus momentos caóticos en relación a la sexualidad y la identidad de género, así como en relación a los sentimientos amorosos y la impulsividad abrupta, el adolescente va descubriendo que tiene una mente capaz de pensar, que es capaz de sentir y que los sentimientos forman parte de la vinculación entre las personas, y que con el ejercicio de las propias capacidades, puede ir pasando de la dependencia hacia la independencia. El adolescente va ganando capacidad de observación de si mismo y va tomando conciencia de las consecuencias que derivan de la aceptación del paso del tiempo como un hecho inevitable. Los dos aspectos contribuyen a conformar lo que será la identidad estable, madura, y características más adultas.

 ¿Qué podemos hacer los padres?

Debemos ayudarle a poder comprender y manejar la frustración por los avatares y dificultades de la vida a los que deben ir gestionando ellos mismos. Solucionar problemas con un adolescente requiere desplegar herramientas de comunicación útiles:

  • La escucha activa. Tratar de entender lo que quiere decirte aunque no compartas su punto de vista.
  • Ponerte en su lugar: Es importante que muestres empatía, que se note que quieres entenderle
  • Mantener un clima de respeto y cordialidad: No debemos jamás emplear actitudes agresivas como reproches, insultos o amenazas, ya que extreman las posturas y crean un clima muy desfavorable.
  • Interesarse por sus cosas.
  • Buscar formas nuevas de expresarle todo lo que le queremos: Ya no es un niño y no quiere que lo traten como tal, por lo que puede que rechace nuestras muestras de cariño.
  • Demostrar que confiamos en él es muy importante para potenciar su autoestima. Una muestra de esa confianza podría ser permitiéndole pasar tiempo en casa solo.
  • Siempre intentar negociar: Hay que buscar salidas al problema y, seguramente, todos tendréis que ceder en algo y asumir compromisos. Reaccionar de manera violenta es la vía más rápida y fácil, pero no la única posible si contamos con alternativas o herramientas para manejar la frustración que experimentamos ante los problemas y buscamos soluciones eficaces para resolverlos.

Muchos padres temen que sus hijos lleguen a la adolescencia, porque siempre se ha considerado una etapa difícil y conflictiva, en la que su autoestima es más frágil. Con un poco de paciencia y comprensión, y recordando que nosotros también fuimos adolescentes una vez, podemos ayudar a nuestros hijos a tener una buena adolescencia en la que formen una autoestima sana que les permita vivir una vida plena y feliz.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.