Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > La Curopedia > Punto de Cura > ¿Te ha salido un orzuelo? Estos son nuestros consejos

¿Te ha salido un orzuelo? Estos son nuestros consejos

Punto de Cura

Un orzuelo es una glándula sebácea que se ha inflamado al borde del párpado y que aparece como una protuberancia rojiza y dolorosa. Aunque los orzuelos aparecen tras una acumulación de bacterias en el área afectada, el estrés, la tensión y los cambios hormonales pueden favorecer su aparición.

Estos molestos inquilinos suelen desaparecer por sí solos, pero el proceso puede tomar unos días. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para aliviar los orzuelos.

Consejos para tratar un orzuelo

Los orzuelos son muy contagiosos, así que tienes que tomar una serie de precauciones para evitar el contagio: no tocar con la zona afectada con los dedos, no compartir colirios, almohadas, sábanas, pañuelos ni toallas, y mantener una buena higiene de manos -te recomendamos recurrir a SterilliumÒ para aumentar la higiene de tus manos-.

El párpado es una zona muy delicada así que para evitar complicaciones es muy importante no frotar ni drenar el orzuelo, ya que esto podría empeorar la infección. De igual modo han de evitarse el uso de lentes de contacto y maquillajes.

Es indispensable que mantengas la zona afectada limpia. Para ello te recomendamos usar Lusan® suero fisiológico.

Aplicar calor te ayudará a acelerar la curación del orzuelo ya que favorece la maduración y drenado del mismo. Puedes hacerlo de varias formas:

  • Aplicando agua tibia: hazlo con una gasas estériles Medicomp®, dejándolas sobre la zona hasta que se enfríen, y repite el procedimiento. Asegúrate de haber hervido el agua previamente y de no introducir una gasa ya usada en el agua. Hazlo al menos 3 veces al día.
  • Con manzanilla tibia: se trata del mismo procedimiento que el anterior, pero sustituyendo el agua por manzanilla, aprovechándonos de las propiedades antiinflamatorias y antibacterianas de esta última.

Si alternas los remedios anteriores con colocar rodajas de pepino sobre la zona conseguirás reducir la inflamación, y tu aspecto mejorará rápidamente.

Recuerda que nunca debes auto medicarte y que si los síntomas del orzuelo empeoran o persisten más de una semana a pesar del tratamiento, debes acudir a un oftalmólogo o a tu médico de cabecera.