Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > ¿Por qué tiene tantos mocos? Tratamiento de los mocos en niños y bebés

Blog

11 de diciembre, 2017
0 comentarios

¿Por qué tiene tantos mocos? Tratamiento de los mocos en niños y bebés

¡No hay invierno sin mocos! Son los compañeros más fieles de nuestros hijos en esta época del año, y lo son por una razón: a pesar de que son molestos, provocan tos y falta de apetito, son un método de protección del organismo ya que la vía más habitual de entrada de virus y bacterias es la nariz.

Existen dos tipos de mocos dependiendo del momento del catarro: el moco claro y el moco espeso. En el principio del resfriado –una fase que suele durar entre 2 y 4 días- la mucosa de la nariz fabrica mocos claros de apariencia acuosa que caen constantemente. En esta fase puede haber algo de tos, pero lo más llamativo son los estornudos. En algunas ocasiones, el catarro acaba aquí porque el sistema defensivo ha hecho un buen trabajo.

En otros casos, el catarro evoluciona a una fase siguiente, donde los protagonistas son los mocos espesos en la garganta; es el momento de ayudar al moco a salir con lavados nasales. Para la limpieza de la nariz os recomendamos el suero fisiológico Lusan®.

¡Por cierto, no te alarmes si come menos!, la falta de apetito se debe a que se traga los mocos, que están hechos de proteínas y azúcares.

Los catarros repetidos son más habituales en los pequeños hasta el 2º o 3º año de escolarización; a partir de entonces los gérmenes ya les son conocidos y les afectan menos las infecciones. Pero ¿qué opciones de tratamiento tenemos? ¿Cómo eliminar y tratar los mocos?  El tratamiento que ha demostrado mayor efectividad es la realización de lavados nasales con suero fisiológico o soluciones de agua de mar.

En su blog, Lucía Mi Pediatra explica cómo es la evolución natural de un catarro sin complicaciones: durante un proceso catarral, el niño tendrá fundamentalmente mocos, tos, estornudos, a veces dolor de garganta y fiebre. La fiebre no suele durar más de 3 días. Los mocos durarán unos 7 días, y la tos, a veces, se prolonga hasta dos semanas. Si notáis ruidos al respirar, dolor de oídos, mucho malestar, respiración acelerada o dificultad para respirar, o aumenta la fiebre, acudid al pediatra para que valore si es necesario otro tipo de tratamiento.

Conviene armarse de paciencia, según la en condiciones normales; pudiendo multiplicar por cuatro esta cifra en los casos de niños escolarizados. Aun así, os preguntaréis si podemos hacer algo para evitar los catarros: la única medida preventiva realmente eficaz es el lavado de manos frecuente. Así que ya sabéis, contra los mocos: ¡mucha paciencia, lavados nasales diarios, y de manos muchas veces al día!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.