Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Calor, agua, sol… ¿Cómo afecta el verano a nuestros ojos?

Blog

20 de julio, 2017
0 comentarios

Calor, agua, sol… ¿Cómo afecta el verano a nuestros ojos?

El verano y las jornadas con más horas de luz aumentan nuestras ganas de hacer planes al aire libre. Son días de vacaciones, escapadas a la playa, pasar la tarde en terrazas y salir de excursión en familia. ¡Apetece disfrutar del sol y sus beneficios! Pero, ¡siempre bien protegidos!

Los problemas oculares más frecuentes en esta época del año son las irritaciones provocadas por el cloro y la exposición excesiva al sol. Aprende a identificar el estado de salud de tus ojos y cuidar de ellos con estos consejos.

Los problemas oculares más comunes en esta estación del año

Irritaciones. El cloro, el contacto con el agua del mar, la alta exposición al sol y aire acondicionado, provocan malestar, enrojecimiento y escozor en los ojos.

Conjuntivitis. La película que protege los ojos y elimina las sustancias que puedan entrar en ellos, puede verse alterada por el cloro o pasar muchas horas al sol, provocando conjuntivitis irritativas, víricas o bacterianas. En estos casos, el paciente presenta el ojo rojo, siente molestias y su ojo produce secreciones de tono amarillo o verdoso. Es común que, al despertar, sus párpados se encuentren pegados y le resulte difícil abrirlos.

Ojo seco.  El aire acondicionado puede ser perjudicial y favorecer el desarrollo del síndrome del ojo seco. Se caracteriza porque existe una carencia de lágrima que deriva en molestias oculares, problemas visuales y lesiones en la córnea y la conjuntiva.

Queratitis. Se trata de la inflamación de la córnea provocada por un mal uso o insuficiente higiene de las lentes de contacto.  Sus síntomas son enrojecimiento de los ojos, sensación de cuerpo extraño, visión borrosa, secreciones, lagrimeo, molestia a la luz y dolor.

Consejos para prevenirlos y solucionarlos

Gafas de sol homologadas. Usa siempre modelos que garanticen el cuidado de tus ojos y recuerda que deben ser utilizadas tanto por adultos como por niños. Si te estás preguntando si las gafas baratas o de imitación sirven, la respuesta es no. La farmacéutica Marian García, explica muy bien el porqué en su blog.

Medidas de higiene para prevenir el contagio de conjuntivitis. La conjuntivitis infecciosa se transmite por el propio contacto y el uso compartido de toallas, ropa, etcétera. Evita su transmisión utilizando gafas protectoras para nadar y bucear, tanto en la playa como en la piscina. Dúchate al salir del agua y no toques tus ojos si previamente no te has lavado las manos.

Quítate las lentillas antes de meterte al agua. Las lentillas, en ningún caso, deben entrar en contacto con el agua, el entorno perfecto para el desarrollo de bacterias capaces de provocar queratitis.

Hidrata tus ojos.  No abuses del aire acondicionado en el apartamento, hotel y coche. Para evitar el síndrome del ojo seco se recomienda el uso de humidificadores y de lágrimas artificiales, siempre que el oftalmólogo lo prescriba.

Práctica de deporte con gafas adecuadas. Los ojos deben estar especialmente bien protegidos, sobre todo si vas a realizar actividades físicas de contacto, de velocidad o de aventura. Existen modelos especialmente diseñados para proteger del sol, incluso a elevadas alturas donde la radiación es mayor, así como modelos que protegen de impactos y posibles golpes.

¿Preparado para disfrutar del verano sin poner en riesgo tu salud ocular? En caso de duda, consulta con tu médico o en una óptica de confianza.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.