Ahora DermaActive® es Tiritas® EFFECT, un producto mejorado. Con su nuevo embolsado, Tiritas® EFFECT tiene mejor adhesividad y aguantan más tiempo en la herida. Los apósitos hidrocoloides son perfectos para el tratamiento eficaz de ampollas y callos, herpes labial, cortes y rozaduras.

Tiritas® MEDICAL es nuestra nueva gama de productos diseñados con la experiencia hospitalaria. Te proporcionarán todo lo necesario para atender tus heridas en casa de forma autosuficiente. Tiritas® MEDICAL cubre un amplio espectro de heridas garantizando una atención óptima y de primera calidad.

Inicio > Blog > Cómo motivar a nuestros hijos para pasar del suspenso al aprobado

Blog

19 de junio, 2017
0 comentarios

Cómo motivar a nuestros hijos para pasar del suspenso al aprobado

Tras un duro año de esfuerzos, qué difícil se hace sobrellevar los temidos suspensos. ¡Y con el verano encima! No es momento de echar la vista atrás, sino de poner todos los esfuerzos en que el suspenso se convierta en aprobado.  En esta fase, el apoyo y la ayuda de los padres se convierte en un pilar fundamental. Si tu hijo necesita motivación y pautas para estudiar, en Tiritas® os damos algunos consejos que harán vuestra vida un poco más fácil.

 Consejos para motivar de nuevo a un estudiante

  • Habla con tu hijo. Parece un punto tan evidente, que a veces lo obviamos. Ha ocurrido, el suspenso ha llegado. Toca sentarse a hablar y valorar qué ha sucedido, cómo hemos llegado hasta aquí y analizar las responsabilidades de cada uno. Más allá de los sermones, conviene ayudar a nuestro hijo pequeño o adolescente a ver que es capaz de aprobar y que nosotros vamos a estar ahí para ayudarles hasta conseguirlo.
  • Establece unas metas viables. Sabemos que superar el “5” es el objetivo final pero será mucho más fácil llegar a él si marcamos metas más pequeñitas y viables durante el camino. Pauta con tu hijo objetivos diarios o semanales, para que él sepa cuál es el reto de cada día y se planifique para llevarlo a cabo. No impongas tú las metas, debe ser algo consensuado. Tampoco plantees objetivos muy difíciles, porque en vez de motivar generarás frustración. Es más conveniente alcanzar metas ambiciosas pero factibles y, por supuesto, ajustadas a su edad y capacidades.
  • Usa un lenguaje positivo. Los gritos no son la herramienta adecuada para que tu hijo estudie. Si los has usado anteriormente, sabrás que no han dado el resultado que esperábamos. Cambia el rol y habla suave, transmítele tranquilidad, confianza, seguridad. Observarás un cambio de actitud que no esperabas.
  • Fomenta su autoestima. Haz que tu hijo vuelva a creer en sí mismo y en sus fortalezas. Demuéstrale que estarás siempre ahí para apoyarle, recuérdale que es capaz de resolver sus problemas. Todos cometemos errores y éstos nos sirven para aprender y ser mejores.
  • Da ejemplo. Crea un entorno saludable para el estudio, invítale a que lo haga también con sus amigos, mejora tu relación con el colegio y los profesores, involúcrate en su entorno. Y, sobre todo, ayúdale en el día a día a comprender sus tareas, a resolver problemas, a memorizar cuando sea necesario.
  • Enciende la chispa que lleva dentro. Como madre o padre, nadie conoce mejor que tú a tu hijo. Aprovecha esa ventaja para vincular sus habilidades con el estudio. Ayúdale a sentirse orgulloso de sí mismo. El mejor regalo que le harás no será un obsequio material, sino demostrarle que es capaz de aprobar por sí mismo y obtener grandes resultados gracias a su esfuerzo.

¿Preparado para el camino hacia el aprobado? Si buscas apoyo, tienes más pautas de motivación en esta publicación en castellano de The Parent Institute de Texas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.